Doctor en filosofía, sindicado por PeaceVoice
¿Fin de una era para ETA?: que la paz vasca puede continuar

Como movimiento político-militar, ETA, no surgió en el vacío. Nació gracias a las políticas de opresión cultural del dictador español Francisco Franco (1939-1975) contra vascos y catalanes.

23/05/2019

El jueves, 16 de mayo, tuvimos noticia de la detención de Josu Ternera, su nombre completo en euskera, José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, el ex líder del grupo terrorista vasco Euskadi Ta Askatasuna (ETA, Patria y Libertad Vasca) cerca de Saint-Gervais-les-Bains en los Alpes franceses. La operación fue llevada a cabo por la Guardia Civil española y la Dirección General de Seguridad Interior de Francia (Dirección General de la Seguridad Internacional, DGSI). Como Ternera representa a algunos de los antiguos guardias de ETA, la noticia fue bien recibida. Sin embargo, algunas preguntas serias permanecen en el presente. ¿Dónde están los vascos y España en su proceso de paz? ¿Los nuevos arrestos de los comandos de ETA y el liderazgo de ETA aliviarán las tensiones suficientes para que el gobierno español reanude las conversaciones con la izquierda radical vasca (Batasuna)?

Han pasado 8 años desde que ETA declaró un alto el fuego permanente y verificable y, el año pasado, en 2018, Ternera, como portavoz del grupo, declaró la disolución final de ETA. En los últimos ocho años, muchos vascos han esperado un proceso de paz y negociaciones con el gobierno español en la línea del «Acuerdo de Viernes Santo» en Irlanda del Norte. Aun así, los sucesivos gobiernos españoles durante este tiempo, tanto conservadores como liberales, no han querido negociar con los partidos políticos vascos que en el pasado apoyaron la violencia contra las fuerzas de seguridad españolas, los militares y la policía, así como contra los políticos españoles.

Desde el inicio de ETA en 1959, fue responsable de 829 muertes. En sus últimos años, el grupo terrorista apuntó especialmente a políticos españoles conservadores del Partido Popular (Partido Popular, PP). A lo largo de su historia de medio siglo antes de su conclusión, sus actividades paramilitares fueron responsables de numerosas muertes de civiles, militares y policías, extorsión criminal, secuestros, atentados con bombas, asesinatos e intentos de asesinato. Toda esta violencia fue presumiblemente llevada a cabo en nombre de la independencia para la creación de un País Vasco o Euskadi separado, la idea irredentista de la secesión política de las llamadas siete provincias vascas con fisuras de España y Francia.

Como movimiento político-militar, ETA, no surgió en el vacío. Nació gracias a las políticas de opresión cultural del dictador español Francisco Franco (1939-1975) contra vascos y catalanes. Franco y su régimen intentaron seriamente erradicar la antigua lengua vasca (euskera) y la cultura vasca. Sin embargo, el nacionalismo vasco comenzó a finales del siglo XX a través de los escritos del político vasco, Sabino Arana Goiri. Pero no fue hasta la década de 1960, cuando los vascos se radicalizaron hacia el uso de la violencia, desarrollando tanto una plataforma política como estrategias paramilitares para contrarrestar la dictadura franquista, al tiempo que formulaban objetivos separatistas para el establecimiento de un estado vasco.

En toda España con millones marchando a favor de la paz. De hecho, muchos creyeron que era hora de que el gobierno español apoye públicamente los derechos de las víctimas terroristas y proporcione apoyo monetario para las familias de las víctimas e incluso pague por los guardaespaldas de los políticos amenazados.

Estaba claro entonces, los días de ETA estaban contados. La mayoría de los españoles vieron a ETA y la izquierda vasca radical como criminales y no como revolucionarios como la izquierda vasca se vio a sí mismos. Incluso, el líder del EZLN Zapatista (Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Ejército Zapatista de Liberación Nacional), Subcomandante Marcos, cuestionó los objetivos y credenciales marxistas de ETA en comparación con los indios pobres en Chiapas, México.

En 2010, en Oslo, Noruega, mientras trabajaba para el Instituto de Investigación para la Paz de Oslo (PRIO), como investigador principal, tuve la oportunidad de conversar con algunos de los líderes de Batasuna y de las discusiones para sugerir formas de avanzar en un posible proceso de paz. Mi papel fue menor en comparación con otros, como el abogado sudafricano y activista por la paz, Brian Currin, también responsable de la creación de la Comisión de Reconciliación y Verdad de Sudáfrica, y otros notables como el líder del Sinn Féin irlandés, Gerry Adams y Martin McGuinness, así como premios Nobel como el obispo Desmond Tutu y John Hume, entre otros dignatarios de la paz.

En marzo de 2010, fui uno de los firmantes de lo que se conoció como la "Declaración de Bruselas", leída en voz alta ante el Parlamento de la Unión Europea (UE): «Nosotros, los abajo firmantes, acogemos con satisfacción y elogiamos los pasos propuestos y el nuevo compromiso público del movimiento pro-independencia vasco (Izquierda Abertzale) a los ‘exclusivamente políticos y democráticos’ y una ‘ausencia total de violencia’ para alcanzar sus objetivos políticos. Cumplido en su totalidad, este compromiso puede ser un paso importante para poner fin al último conflicto restante en Europa. Tomamos nota de la expectativa de que los próximos meses puedan presentar una situación en la que el compromiso con medios pacíficos, democráticos y no violentos se convierta en una realidad irreversible. Con ese fin, hacemos un llamamiento a ETA para que respalde este compromiso declarando un alto el fuego permanente y totalmente verificado. Tal declaración respondida apropiadamente por el gobierno [español] permitiría nuevos esfuerzos políticos y democráticos para avanzar, las diferencias se resolverán y se logrará una paz duradera». Fue una declaración de bienvenida para un compromiso total con la paz: la paz después de años de conflicto vasco. Paz para todos los españoles.

Ahora, ocho años después de la declaración formal de ETA de un alto el fuego permanente en 2011, reflexiono sobre el significado del arresto de Josu Ternera y qué más se puede hacer para lograr un proceso de paz en el País Vasco. Es alentador que fue Ternera quien hizo declaraciones grabadas de una disculpa oficial en nombre de ETA a las familias de las víctimas.

En sus propias palabras, ETA declaró en 2018: «Sabemos que causamos mucho dolor durante el largo período de la lucha armada, incluido el daño que nunca se puede corregir... Deseamos mostrar nuestro respeto por aquellos que murieron o resultaron heridos Por ETA y los afectados por el conflicto. Lo sentimos de verdad». Estas son palabras verdaderamente notables de quienes antes se habían empeñado en lograr la independencia vasca a toda costa, incluida la disposición a morir y matar por una causa política.

ETA comentó además: «Sabemos que, debido a nuestra lucha armada, nuestras acciones han perjudicado a personas que no tienen ninguna responsabilidad en absoluto. También hemos causado daños que no se pueden deshacer... Pedimos disculpas a esas personas y sus familias. Estas palabras no compensarán lo que sucedió ni disminuirán el dolor, pero las expresamos con respeto y sin querer provocar más sufrimiento».

Desafortunadamente, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (Asociación de Víctimas del Terrorismo, AVT) y las otras asociaciones de víctimas (El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, COVITE, la Fundación Miguel Ángel Blanco y la Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo), rechazó la disculpa como una negación por parte de ETA de su auténtica responsabilidad por el uso de la violencia de la manipulación histórica del conflicto mediante el bombardeo de Guernica durante la Guerra Civil como cobertura histórica de sus numerosas atrocidades.

Como describe Teresa Whitfield (2014) en su libro bien recibido, "Endgame for ETA": «La intransigencia española puede defender los» principios «españoles, pero también ayuda a garantizar que la sociedad vasca se mantenga profundamente polarizada y significativamente hostil a España y Madrid. Durante muchos años, ETA ha infligido un gran sufrimiento a sus víctimas y daños en el País Vasco y España. La finalización de sus actividades armadas había sido unánimemente acogida, y su disolución también lo sería. La paz no vale ningún precio, pero tampoco es gratis».

De hecho, hay heridas profundas para sanar del conflicto vasco.

En 1960, cuando ETA comenzó como una organización política, el Dr. Martin Luther King Jr. escribió algunas de sus propias palabras sobre «sufrimiento personal» en su breve ensayo, "El sufrimiento y la fe". Él observó: «Mis pruebas personales también me han enseñado el valor del sufrimiento inmerecido. A medida que aumentaban mis sufrimientos, pronto me di cuenta de que había dos formas de responder a mi situación: reaccionar con amargura o intentar transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Decidí seguir el último curso. Reconociendo la necesidad de sufrir, he tratado de hacer de ella una virtud. Solo para salvarme de la amargura, he tratado de ver mis sufrimientos personales como una oportunidad para transformarme y curar a las personas involucradas en la trágica situación que ahora se obtiene. He vivido estos últimos años con la convicción de que el sufrimiento no ganado es redentor».

Que haya sanación y redención del conflicto vasco.

Articles
Olaia Ruiz Moreno
18/06/2019
José Luis Úriz Iglesias
18/06/2019
Beatriz Morales Bastos
18/06/2019
Lettres
Manu Ballesteros
18/06/2019
Pedro Mari Usandizaga Añorga | Ondarroa
18/06/2019
María Luisa Aoiz, Esperanza Aragonés e Iñigo Aranburu*
17/06/2019
Derniers posts
Martin Garitano
18/06/2019
Koldo Campos
17/06/2019
Martin Garitano
17/06/2019