El apostolado en el gobierno
Enrique Vivanco Fontquerni
15/11/2019

Las movilizaciones de las masas independentistas que están obstaculizando por unas horas las vías de circulación de las mercancías por carretera, de entrada y salida hacia la vieja Europa, ha catalizado un preacuerdo entre las dos formaciones, sin demasiado teatro por medio, dadas las premuras, que se titulan de progresistas, que es de esperar que no sea la continuación del progreso y del desarrollo, que ha dejado al Planeta, como un solar inundable.

El socialismo europeo que está en periodo de extinción por culpa de la gran lejanía entre lo que predican y después lo que acaban realizando, arrastrará el invento de Podemos, que como es sabido también es un partido progresista.

Los diez millones de votos de estas dos formaciones, que se mantienen más o menos a lo largo del tiempo y del espacio, ya que muchos de estos votantes han visitado las papeletas del PP, y las de Podemos la de los socialistas, como la de los votantes del comunismo tradicional, que ahora no ven con malos ojos, el partido que defiende el imperio sin cortarse lo más mínimo. Stalin, fue un gran defensor del derecho de autodeterminación, como así señala la historia.

El régimen intenta salir del paso con un pacto en que las derechas se irán fortaleciendo, ya que los grandes abrazos de los últimos meses entre los sindicatos domesticados y la patronal, que están obstaculizando ambos, todo lo que pueden y más las movilizaciones de los que si de verdad quieren un régimen político, que no sea una monarquía impuesta.

Estos dos partidos, no tienen la mínima intención de cambiar el régimen. Lo que va a suceder es lo de siempre, si aguanta unos años el contubernio, que está por ver. Es pertinente recordar las privatizaciones salvajes de los socialistas, el golpe de Tejero, en el que estaban muy bien informados como poco, los secuestros de activistas políticos, y una política fiscal desastrosa.

Si alguien piensa que esta etapa muy corta o media, ya que muchos años, es difícil que así suceda, ni visitando La Meca, junto al monarca va a ser posible. Los futuros pensionistas que se preparen, las inversiones para incidir en el cambio climático van a ser inexistentes, la sanidad y la paciencia de Job, seguirán hermanadas, y la enseñanza en conjunto continuarán fabricando cuerpos para auto explotarse, con eso de la emprendeduría.

Por lo tanto la derecha cuando regrese tendrá toda la vía libre para seguir con las políticas europeas, que son las que marcan el camino de las periferias.