09/08/2016

JASONE AGIRRE GARITAONANDIA
CABEZA DE LISTA DE EH BILDU POR BIZKAIA

Jasone Agirre (Abadiño, 1968) ofreció ayer su primera rueda de prensa y su primera entrevista como candidata de EH Bildu por Bizkaia. Acepta el reto orgullosa de que la hayan elegido y hastiada por la «política-espectáculo» que parece llenarlo todo.

«Es necesario preguntarse el porqué de las cosas con sentido crítico»
Iker BIZKARGUENAGA|BILBO
0809_eg_jasone

PRIVILEGIO


«Si tienes un mínimo de inquietud es un privilegio estar en primera fila pudiendo hacer algo»

ESPECTÁCULO


«Se ha perdido la genuinidad; a veces la política se vive como un espectáculo»

SENTIMIENTO


«En un porcentaje alto la política es sentimiento. Hace falta cabeza para marcar el camino, pero para moverse y sentirse completa como sociedad hace falta sentimiento»

Con 25 años de trayectoria profesional en el mundo de la comunicación; representante sindical, través de LAB, de las trabajadoras y trabajadores de EiTB; premiada por sus trabajos en favor de los derechos de la mujer; vinculada a la cultura vasca a través de Gerediaga elkartea, Jasone Agirre afronta una nueva singladura vital en EH Bildu. En su primera rueda de prensa como cabeza de lista relata a modo de anécdota que Arnaldo Otegi le felicitó hace un par de meses por sus reportajes, que él pudo ver estando preso, y lo hace para ilustrar el carácter «mágico» de una profesión que le acompaña en todas sus respuestas. Una magia que también quiere plasmar en el Parlamento donde, recuerda, se toman decisiones que afectan directamente a la gente.

Con una carrera profesional ya asentada, ¿qué le ha empujado a emprender esta aventura?

Cuando te ofrecen algo así la verdad es que te enorgullece, si creen que puedes aportar algo piensas, «pues sí, en la medida de mis posibilidades me gustaría aportar». Y luego, si eres una persona que tiene un mínimo de inquietud o sensibilidad hacia los social, hacia lo económico, como mujer, por la cultura... pues es una oportunidad y un privilegio estar ahí en primera fila pudiendo hacer algo. En resumen, lo importante es que te hayan tomado en consideración y crean que puedes aportar.

En todos estos años usted ha sido premiada por su trabajo en el ámbito de los derechos de la mujer, es además representante sindical y tiene una vinculación muy directa con el mundo de la cultura. Son tres espacios donde no falta labor que hacer. ¿Qué puede aportar?

Lo que me gustaría aportar es la transversalidad. Por ejemplo, el tema de la mujer afecta a todos los ámbitos, y ese es un elemento que nunca hay que olvidar. La cultura, aunque parezca que no, creo que también debería ser un tema transversal; si por mí fuera, en el Departamento de Sanidad también incluiría una partida para la cultura, porque cultura es todo. Y como trabajadora, exactamente lo mismo. Por tanto, creo que tengo esa visión global de todos esos temas, que son aspectos complementarios y que el cualquier ámbito en el que se trabaje habría que insertarlos.

Ha comentado que no le gusta mucho la política espectáculo, ¿cree que se está yendo demasiado hacia este tipo de forma de hacer política?

Me parece que sí, que se ha perdido igual la genuinidad de la política. Conozco un montón de gente que le encanta discutir de política, aunque a mí pocas veces me habrá oído la gente hablar de política, y, sin embargo, a esa gente que está siempre super pendiente de lo que ha dicho éste o de lo que ha dicho aquél, cuando le preguntas si ha participado alguna vez o si participa en algún movimiento social, o en alguna asociación, resulta que no. Hay gente que incluso ni va a votar. A veces la política se vive como un espectáculo, como ver el «Sálvame» pero con políticos, y yo en eso no creo, yo soy más de política básica, de participar. Ahora que estoy metida en esto, el otro día una amiga me comentaba que la palabra «idiota» proviene del griego clásico y que se refiere a la gente que no está preocupada por lo público. Me da la impresión de que el país se está idiotizando en ese sentido, que hay gente que vive esto como un espectáculo y no siente la responsabilidad siquiera de ir a votar.

Parece que lamentablemente vamos a iniciar la campaña una vez más pendientes de lo que digan unos tribunales en Madrid, a cuenta del intento de inhabilitar a su candidato a lehendakari. ¿Cómo viven ustedes esta situación?

Pues la verdad es que bastante tranquilos. Es más el ruido de fuera, como se ha visto hoy en la rueda de prensa, donde ha habido tantas preguntas sobre ese tema. A mí es una cosa que no me preocupa demasiado; además, Arnaldo está tranquilo, así que adelante.

También ha recordado que lleva 25 años haciendo preguntas como periodista, ¿cuáles son las preguntas que se hace la sociedad vasca? ¿A usted como periodista qué pregunta le hubiera gustado hacer a un político o a una política?

Uf, buena pregunta es esa. Muchas, dependiendo del caso. A mí la pregunta que como periodista más me sirve es “por qué”. Hay que preguntarse el porqué de las cosas con sentido crítico. Por qué se toma esa decisión, por qué no la otra... A veces se enuncia mucho y no se pregunta, y siempre hay que preguntarse el porqué de las cosas.

Usted ha destacado que no es militante de Sortu, ni de Eusko Alkartasuna, ni de Aralar, ni de Alternatiba, sino que llega para aportar al proyecto que representa EH Bildu. ¿Es un valor de la coalición la llegada de gente ajena a los propios partidos, es hacía ahí adonde camina?

Sí, creo que va a ser un proceso natural. EH Bildu se crea como es pero son vasos comunicantes. Al final no son tantas las diferencias entre unos y otros, es un camino normal en el que algunos entramos ahora como independientes pero dentro de unos años no sabremos de dónde viene uno u otro.

Ha dicho también que su aspiración es trabajar por construir un pueblo justo, libre y feliz. ¿Cómo se hace eso?

Creo que tiene que ser justo en lo social, en lo laboral; tiene que ser libre en el sentido de poder decidir su propio futuro, decidir qué tipo de país quiere ser y si quiere estar dentro del Estado español o fuera de él. Y sobre la felicidad... es como cuando te dicen que los seres humanos somos un tanto por ciento muy alto de agua, te llama la atención; pues en política pasa algo parecido, en un porcentaje muy alto la política es sentimiento. Hace falta cabeza para marcar el camino, pero para recorrerlo y para sentirse completa como sociedad hace falta sentimiento. Y eso es lo que me gustaría conseguir, que nos sintamos a gusto con lo que hemos construido.

 

«Con el mejor programa, proyecto y equipo», EH Bildu sale «a ganar»

La izquierda independentista acude a las elecciones con ánimo de victoria. Así lo expresó Arnaldo Otegi, quien señaló que EH Bildu concurrirá con el mejor proyecto, el mejor programa y las mejores personas. «Tenemos proyecto sólido, principios y valores y un programa que permite construir una sociedad más justa, más igualitaria, más libre y más feliz», sostuvo.

Aunque la rueda de prensa de ayer en Bilbo tenía por objeto presentar a Jasone Agirre como cabeza de lista de la coalición por Bizkaia, la mayoría de las preguntas de los periodistas insistieron en la posible injerencia judicial en la campaña y el intento por parte de los poderes del Estado de apear a Otegi de la candidatura. Por ello, el aspirante abertzale a lehendakari quiso cerrar esa polémica destacando que «yo a quien debo obediencia es a mi pueblo, y será mi pueblo quien me juzgue». «La democracia no es el respeto a la ley, la democracia es el respeto a la voluntad popular», enfatizó, añadiendo que «el debate no es si podré presentarme o no; el debate debería ser cómo es posible que alguien no pueda presentarse», y destacó que «aquí, los que están por encima de la ley son los Bárcenas y compañía, los corruptos que no han pisado la cárcel».

En esta misma línea, respondió a quienes dicen que una inhabilitación suya favorecería el «victimismo» de EH Bildu, emplazándoles a que se ofrezcan voluntarios para ser inhabilitados o incluso para ir a la cárcel. Una experiencia que él conoce de primera mano y que, recordó, es sencilla de sufrir «si eres independentista, pero no si eres corrupto».

A Otegi, que lamentó el «bajo nivel» del debate político, también le preguntaron sobre la posibilidad de que una vez celebrados los comicios el PNV pueda apoyar la investidura de Mariano Rajoy en Madrid, a lo que reflexionó sobre si «alguien está haciendo el cálculo de que necesita al PP igual, luego, en el Parlamento de Gasteiz», y emplazó a que «si alguien cree que su apoyo al PP va a ser necesario, que lo diga antes de que vayamos a votar». «El que necesita ocultar lo que va a hacer es alguien que, o está vendiendo humo o está tratando de despistar a la gente, o lo que es peor, de mentir a la gente», concluyó. I.B.