El problema no está en los misóginos radicales, que son pocos y aburridos,  sino en los indiferentes de izquierdas, que so[...]