Etxerat denuncia la dispersión que causa accidentes como el de dos amigos de Arkaitz Goikoetxea

Etxerat seguirá denunciando ante la sociedad las consecuencias de la política de dispersión que se aplica desde hace 27 años y ha causado 16 víctimas mortales. Lo han dejado claro en una comparecencia ofrecida hoy en Bilbo en la que han dado detalles del accidente que sufrieron el sábado dos amigos del preso Arkaitz Goikoetxea, el tercero grave que se produce en 2016.

@AgustínGoikoetxea|Bilbo|2016/05/18 12:40|Iruzkin 1
Etxerat
Comparecencia de Etxerat con las dos últimas personas accidentadas. (Marisol RAMÍREZ/ARGAZKI PRESS)

Arropados por miembros de Etxerat, Urtzi Errazkin y Patricia Vélez han informado del siniestro que sufrieron dos amigos del preso Arkaitz Goikoetxea en las inmediaciones de Burgos cuando regresaban de visitarle en la prisión de Valdemoro, en Madrid, donde el getxotarra se encuentra encarcelado por diligencias. El conductor perdió el control del vehículo, que pegó repetidamente contra el guardarraíles haciendo que reventara primero la rueda delantera y después, la trasera.

Los dos ocupantes del coche tuvieron que proseguir el viaje en taxi. Aunque en un principio parecía que no habían sufrido daños de consideración, uno de ellos requirió atención médica al día siguiente, debido a los dolores que padecía. Hoy portaba aún un collarín.

Desde Etxerat han incidido en las consecuencias de la dispersión sobre los familiares y amigos, al margen de las que tratan de presionar a los presos vascos. «Nos han impuesto la obligación de viajar, y nos han impuesto la obligación de hacerlo, además, en condiciones de riesgo», han comentado sus portavoces después de recordar el papel que jugaron PSOE, PP y PNV en la aplicación «global y sistemática» de la política de dispersión.

Tras 27 años de dura experiencia, familiares y amigos de los represaliados han incidido en que «nunca ni uno solo de los partidos que persisten en el mantenimiento de la política de dispersión  han mostrado sorpresa al conocer el alcance de sus consecuencias, sobre nuestra salud física y síquica, sobre nuestra economía, sobre nuestras vidas y, en suma, sobre nuestros derechos».

Después de este tercer accidente grave, desde la asociación han reiterado su voluntad de seguir denunciando la dispersión «con los agentes y las instituciones que buscan un nuevo escenario, seguiremos trabajando por los derechos de todas las personas, por la paz, la gran perdedora ante el inmovilismo y la persistencia de las políticas de excepción».