Puigdemont y Junqueras blindan el Govern del referéndum

President y vicepresident han comparecido esta mañana para explicar la remodelación del Ejecutivo encargado de organizar el referéndum, del que salen los más recelosos con la cita del 1 de octubre. Se trata de Neus Munté, Jordi Jané y Meritxell Serret, que serán sustituidos por Jordi Turull, Joaquim Forn y Clara Ponsatí.

@zalduariz|BARCELONA|2017/07/14 11:15|30 iruzkin
Puigdemont-junqueras
Puigdemont y Junqueras, en la comparecencia de hoy. (@Govern)

Se venía cociendo desde el cese del conseller de Cultura, Jordi Baiget, por sus dudas sobre el referéndum; ayer los rumores camparon a sus anchas durante toda la tarde y, finalmente hoy, el president, Carles Puigdemont, y su vicepresident, Oriol Junqueras, han comparecido ante la prensa para informar de un cambio de alineación en el Govern que tiene como principal responsabilidad la organización del referéndum del 1 de octubre.

No se trata de un simple cambio de sillas, sino que salen del Ejecutivo aquellos consellers que más dudas habían mostrado, ya sea en público o en privado, sobre el plebiscito anunciado para otoño. Los tres serán sustituidos por personas de confianza de Puigdemont y del expresident, Artur Mas, y se los considera firmes partidarios de organizar el referéndum pese a la negativa del Estado español.

Concretamente, la figura de más peso revelada es la de Neus Munté, hasta hoy consellera de Presidència y portavoz del Govern. Será sustituida por Jordi Turull, presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí. Otro de los cambios de peso, en tanto en cuanto bajo su batuta quedan los Mossos d'Esquadra, es el del departamento de Interior, en el que Jordi Jané será sustituido por Joaquim Forn, ahora concejal del PDECat en el Ayuntamiento de Barcelona, y miembro del pinyol que en su día aupó a Artur Mas a la dirigencia de Convergència. Por su parte, la consellera de Educación, Meritxell Ruiz, será sustituida por la independiente Clara Ponsatí, mientras que el secretario de Govern, Joan Vidal, bastante crítico con la dirección del Ejecutivo los últimos meses, será relevado por Víctor Cullell.

En rueda de prensa, Puigdemont ha recordado que se trata de una legislatura extraordinaria «que acabará el 1 de octubre con un referéndum de autodeterminación». «Para hacerlo posible, el Govern debe actuar como la primera de las garantías necesarias», ha añadido antes de explicar que, tras reunirse uno a uno con todos los consejeros, tres de ellos han decidido «dar un paso a un lado». «Yo no he cesado a nadie, no tenía motivos», ha insistido sobre los tres consellers que salen, de los que ha destacado su «honestidad, lealtad y honorabilidad».

Cambios en el organigrama

Por su parte, Junqueras ha explicado brevemente un cambio que también tiene su importancia. Y no menor. Se trata de un cambio en el organigrama del Govern, según el cual el área de procesos electorales pasa a estar bajo el mando de Vicepresidencia, lo que convierte al líder de ERC en el principal responsable de toda la logística del referéndum.

Esta área estaba hasta ahora bajo el mando del departamento de Governació, cuya titular, Meritxell Borràs, ya ha recibido una querella por el concurso para la compra de urnas –finalmente desierto–. En las últimas horas se había especulado con que podría ser una de las conselleras que dejase el Govern, pero finalmente se mantiene después de que el cambio en el organigrama la haya liberado de la logística del plebiscito.

Finalmente, Junqueras también ha informado de la oficialización de un órgano de coordinación política de cara al referéndum que ya existía en la práctica. Una instancia que reúne a Junqueras, Puigdemont, al secretario de Govern y al secretario de Vicepresidencia. Es decir, las decisiones sobre el referéndum las tomarán de forma «colegiada y compartida» entre president y vicepresident.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK