Ayerdi no da por roto el acuerdo con Fomento para construir el TAV

El vicepresidente navarro, Manu Ayerdi, ha asegurado que, a entender del Gobierno, el convenio para la construcción del TAV «sigue vigente». Cree que el Ministerio español de Fomento se ha equivocado al romper unilateralmente lo pactado y anuncia la convocatoria de la comisión de seguimiento que estipulan las cláusulas de dicho convenio. 

@AritzIntxusta|2017/09/14 12:31|2 iruzkin
Ayerdinueva
El vicepresidente Ayerdi, en su comparecencia sobre el TAV. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)

«El Gobierno no va a olvidar el interés general de la ciudadanía», ha afirmado Ayerdi esta mañana, tras conocerse anoche que el Ministerio de Fomento da por roto el convenio con el Gobierno navarro y que comenzará a licitar por su cuenta las obras de construcción del Tren de Alta Velocidad. Ayerdi aseguró que la decisión de Fomento se debe a las presiones de UPN y que el Ministerio da por roto el acuerdo «sin tener soporte ni base para hacerlo».

Ayerdi ha ido dando explicaciones tomando la nota remitida por Fomento a modo de guión. Sostiene que la pretensión de licitar obras este año, tal y como pretende el Ministerio, es muy complicada desde un punto de vista técnico, pues quedan muchos formalismos que superar. El vicepresidente ha señalado que, en la primera reunión de la primavera, tuvo que informar al Ministerio de que las obras llevan cinco años paradas porque «el proyecto básico estaba aún sin aprobar» y que eso era competencia suya. Además, ha recordado que existe una reclamación económica de una empresa de ingeniería al Gobierno de Nafarroa que complica aún más estas tramitaciones.

Asimismo, ha ido enumerando las reuniones y acciones que se han mantenido a lo largo del verano para desatascar las obras. El vicepresidente no comprende las prisas que está teniendo el Ministerio después de que la obra lleve tanto tiempo parada. En concreto, ha señalado que el Convenio solo se ha desarrollado en un 10% en todos estos años.

En cuanto a los detalles concretos previos a la ruptura, ha asegurado que habló ayer y anteayer con el ministro Íñigo de la Serna y le trasladó que tenía la propuesta ultimada, pero que antes «tenía que ordenar la casa». Con esta expresión, el vicepresidente hacía referencia a la negociación del Convenio con el Estado, que está en su fase final. Ayerdi ha reconocido que el bloqueo de sus socios a una partida para continuar con las obras le impedía adelantar el dinero, pero que si se cerraba una negociación «satisfactoria» del Convenio Económico (el que rige el reparto de impuestos entre Nafarroa y el Estado) no hubiera sido descartable que se produjeran licitaciones en el primer trimestre del año que viene.

Presiones de UPN y prudencia

La portavoz del Gobierno, María Solana, ha realizado las valoraciones más políticas. En este sentido responsabiliza a UPN de forzar la ruptura del convenio para las obras del Tren de Alta Velocidad y que la decisión de que el acuerdo tenía que romperse «se tomó en junio». A renglón seguido, los periodistas preguntaron a Ayerdi que si compartía la idea de que la ruptura era una decisión tomada en junio y, en consecuencia, todas las negociaciones de este verano han sido «un paripé». El vicepresidente, en ese momento, ha subrayado que le toca «ser prudente».

En último término, Ayerdi ha confiado en que el Ministerio responderá a su llamada y acudirá a la comisión de seguimiento. Preguntado sobre qué posibilidades le quedan al Gobierno navarro en caso de que no haya un acuerdo en esa comisión, ha recordado que el convenio estipula que la competencia de dirimir desacuerdos recaerá en los tribunales contenciosos, pero el vicepresidente subraya que «nadie quiere llegar a eso».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK