ELA y LAB tildan de «nuevo regalo» a la patronal la rebaja del Impuesto de Sociedades

Los sindicatos ELA y LAB han denunciado que la rebaja del tipo del Impuesto de Sociedades supondrá «un nuevo regalo» a la patronal, que ha conseguido «la reforma que quería» ya que PNV, PSE y PP «compiten por ver quién le da más». Han advertido de que se trata de una medida «injusta y antisocial» que contribuirá a «perpetuar las políticas de recortes» y las desigualdades.

Naiz|Bilbo|2017/11/27 13:57|13 iruzkin
Sindikatuak
Comparecencia conjunta de ELA y LAB. (ARGAZKI PRESS)

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, y la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, han ofrecido este lunes una rueda de prensa conjunta en Bilbo para explicar su postura en relación al acuerdo fiscal que está previsto cerrar entre el PNV, el PSE y el PP y que, en opinión de estos dos sindicatos, es «un nuevo regalo» a la patronal que «perpetúa las políticas de recortes».

«Lo que estamos viendo es un ejemplo de políticas sin vergüenza», han denunciado. ELA y LAB han afirmado que la rebaja en el tipo nominal del Impuesto de Sociedades, del 28% al 24%, supone «un retroceso» que era «previsible» pero «totalmente inadmisible».

«Confebask ya ha conseguido la reforma que quería», han lamentado, al tiempo que han augurado que la demanda de rebaja de la presión fiscal por parte de la patronal «seguirá existiendo siempre que haya una clase política que atienda sus necesidades».

«No necesitan fundar un partido, ya tienen tres»

Muñoz ha subrayado que mientras «al movimiento sindical se le niega el derecho ni siquiera a dar opinión» en el debate fiscal y el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, le insta a «fundar un partido», la patronal «no tiene necesidad de fundar ningún partido» porque «tiene tres» para elegir.

«Detrás de este tipo de acuerdos hay un acuerdo estructural en todo, en los contenidos de la política, próximamente aprobarán los presupuestos de Gasteiz y los presupuestos de Madrid y también acuerdan los límites de la política social».

Aranburu ha indicado «el PNV ha presentado un proyecto de presupuestos neoliberal y antisocial» porque «tenía claro desde el principio de quién quería los apoyos para sacarlos adelante, los de quienes defienden el artículo 135 y el artículo 155 de la Constitución».

ELA y LAB han criticado la postura del PSE ya que ha demostrado su «poca credibilidad», tras haber fijado la rebaja del Impuesto de Sociedades como una «línea roja en la negociación. Lo único que busca es seguir manteniéndose en el Gobierno y algunos cargos».

El secretario general de ELA se ha mostrado convencido de que su posición «no se explica por la fiscalidad», sino «por otras cosas». Ha puesto como ejemplo que recientemente, en la Comisión parlamentaria que investiga la financiación de los partidos políticos, «un alto cargo de Kutxabank acudió a explicar que el secreto bancario le impedía decir la razón de por qué al Partido Socialista BBK le condonó 21 millones de euros. Pensamos que muchas de las decisiones de los partidos de política sistémica que ataca los derechos laborales y sociales tienen que ver con eso, y detrás de las decisiones que se justifican en base a la manipulación y mentiras, como la fiscalidad, existen esas cosas. Cuando haces políticas de derechas, eres de derechas».

Muy por debajo de la media europea

ELA y LAB han explicado que, para alcanzar la presión fiscal media europea en el Impuesto de Sociedades, «la recaudación por este impuesto debería crecer al año en 669 millones» y, con la reforma prevista, «las diferencias van a aumentar».

En esta línea, han indicado que el tipo efectivo del Impuesto de Sociedades «es tan sólo del 16,2%, muy inferior al tipo nominal», un porcentaje que se reducirá con la próxima reforma.

Han subrayado además que «la mayor parte de las empresas no declara beneficios» y, por ello, «no paga ni un euro» por este concepto. Según ha indicado Adolfo Muñoz, un 78% de las empresas declara pérdidas o beneficios inferiores a los 6.000 euros anuales.  «Detrás de esto hay un sabotaje social organizado porque los que tienen dinero no quieren pagar impuestos».