Galimatías vs jaula de grillos

En Catalunya dicen que Rajoy en dos legislaturas ha convencido y convertido a más independentistas que Jordi Pujol en cuatro. A mi Catalunya, sus habitantes, me han convencido de que mis ansias independentistas no son una utopía.

2017/10/13

La verdad es que no se definir la realidad catalana-española si como un galimatías, falta de orden en ideas, personas o cosas, o como una jaula de grillos, lugar donde hay mucho alboroto o desorden.

Policía Nacional y Guardia Civil golpeando a personas en clara situación pacífica y con el único objetivo de votar, derecho constitucional, articulo 23.

Los fiscales, el Fiscal General al mando, «ocupando» tareas de jueces. Los policías deteniendo sin orden de detención, en mitad de la calle o dentro de dependencias de la Generalitat. Los jueces, exceptuando los del Constitucional ahora con poder sancionador, como el Presidente sin dar la cara. Declaraciones de diferentes portavoces de jueces o doctores en derecho confundiendo al personal, a mí desde luego.

El Govern de Catalunya cerrando la Generalitat en su semana más convulsa.

Barones del PSOE, Guerra, Corcuera, Bono, Rodríguez Ibarra, Díez y otros mas, pidiendo al Gobierno del PP la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Según nos han resumido, suspensión automática de la Autonomía por parte del Gobierno con el voto favorable y necesario del Senado. Ambos, Gobierno y Senado, en manos del PP. Todo un reto y lógica. 
Gobierno saltándose a la torera el Estatut, el que ellos mismos amputaron hasta dejarlo irreconocible e inservible. El Guerra del PSOE y el Rajoy del PP al alimón.

Un Rajoy escondido, como casi siempre, y un Rey beligerante en un papel que la Constitución no le otorga, no es esto anticonstitucional por cierto o también se considera parte de su inviolabilidad no sujeta a responsabilidad alguna.

Los Mossos d’Esquadra no repartiendo hostias como se espera en este Estado de todas sus policías, Guardia Civil, Policía Armada, Ertzaintza, Policía Foral o Mossos d’Esquadra y demás que seguro que las hay. Solo con órdenes de proteger a los ciudadanos sobre todo lo demás. 
Ídolos de siempre, Joan Manuel Serrat por ejemplo, «pisoteados» por decir en público lo que piensan en privado. Ídolos del momento, Gerard Piqué, silbados e insultados hasta el esperpento.

Ministro del Interior mintiendo, esto tampoco es noticia, según declaraciones de uno de los representantes legales de la Guardia Civil.

Estos, Guardia Civil y Policía Nacional, obligados abandonar los hoteles donde estaban hospedados por sus continuos enfrentamientos con la población civil o a causa de las protestas de estos últimos por y para que se fuesen.

Estos, Policía Nacional y Guardia Civil, hospedados en transatlánticos. Incluidos dibujos animados y estibadores negándose a dar servicio a estos barcos. El llamado barco Piolín colapsando las redes con el buen o mal humor, a gusto de cada cual.

Bomberos, y no solo de Catalunya, ejerciendo de escudos, con sus cuerpos, para tratar de frenar la brutalidad con la que fueron reprimidos quienes solo querían votar. Bomberos siendo hostiados por igual y sin distinción.

El Gobierno sacándose un decreto, no importa si dentro de cuatro años se declara inconstitucional como ya paso con la amnistía fiscal, para que las empresas catalanas se puedan ir a España. En un solo día para que luego nos quejemos de su no trabajo. Los gerentes, algunos de los pocos, denunciando las presiones del Gobierno.

Una huelga general en toda Catalunya.

Filtraciones de fotos falsas, videos falsos, muertes falsas, lesiones falsas… y el WhatsApp en todas las manos.

Número de heridos que crecen en horas y se multiplican por comunicado.

El Delegado del Gobierno para Catalunya, Enric Millo, pidiendo perdón en nombre de la policía por los heridos en la jornada del referéndum 1-O. Del referéndum.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras hablando todos los días de dialogo y Mariano Rajoy, de nada, y Soraya de Santamaría de más madera, más de diez mil por cierto.

Seguramente me he dejado mucho que merece por méritos propios permanecer en esa jaula de grillos, o al menos hasta que alguien de con una solución civilizada y democrática, para aclararnos este galimatías que al día de hoy ni Aznar, ni Guerra, ni Bono, ni Borbón, ni Rajoy, ni Puigdemont, ni Santa María, ni Zoido, ni Lamela, ni Maza, ni Sánchez, ni Rivera, ni Iglesias, ni Urkullu… ni otros muchos que han dicho y no hecho van aclararnos.

En Catalunya dicen que Rajoy en dos legislaturas ha convencido y convertido a más independentistas que Jordi Pujol en cuatro. A mi Catalunya, sus habitantes, me han convencido de que mis ansias independentistas no son una utopía.

La prensa, muy en especial las televisiones nacionales, recibiendo el varapalo de la ciudadanía catalana, «prensa española manipuladora», con especial mención a la TVE y la manifestación de una gran parte de sus trabajadores por la desinformación y a la Sexta con Cristina Pardo y Antonio García Ferreras como parte beligerante, a favor de la unidad indisoluble del territorio patrio, del problema. Solo ejemplo.

Y todos a la expectativa de un mañana que el Constitucional vuelve a prohibir y un pasado, siempre habrá un pasado, que puede ser el principio de la independencia o más de lo mismo. 
Horam expecta veniet (Espera la hora, que vendrá).