Decisión histórica: Un nuevo tiempo para Euskal Herria

En una declaración para la Historia, ETA anuncia el cese definitivo de su acción armada y llama a Madrid y París a abrir un diálogo para cerrar el enfrentamiento armado.

Ramon SOLA|DONOSTIA|2011/10/20
Tras anunciar su decisión, ETA se dirige a los gobiernos español y francés para plantearles diálogo sobre «las consecuencias del conflicto». Ni Zapatero ni Rubalcaba ni Rajoy han respondido hoy. París ha avanzado por la mañana que hará lo que diga Madrid. En la Declaración de Aiete, los líderes les instan a hablar para una paz duradera.

Un nuevo ciclo se abre paso definitivamente en Euskal Herria. Apenas tres días después de la Declaración de Aiete suscrita por líderes internacionales, y cuyo primer punto emplazaba a ETA a detener su accionar con carácter definitivo, la organización vasca ha hecho un anuncio que pasa a la historia: «ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada».

Sobre las 19.00 la declaración ha sido difundida en sus ediciones digitales por GARA y ‘Berria’, así como por los medios interncionales BBC y The New York Times, para expandirse rápidamente a otros medios de todo el mundo. Los medios vascos y españoles se han volcado rápidamente en el tema, incluyendo especiales que apuntan a que este paso de ETA ha sido esperado después de la Conferencia Internacional.

La decisión marca con claridad un antes y un después, avanzando por la senda marcada por la iniciativa política de la izquierda abertzale desde hace aproximadamente dos años. Fue entonces cuando se impulsó el debate interno que concluyó con una apuesta marcada por las vías políticas, pacíficas y democráticas. Hasta la fecha, desde Madrid se le había intentado quitar credibilidad, pero esta apuesta política ya había obtenido gran apoyo tanto en la sociedad vasca como en la comunidad internacional, como quedó claro respectivamente en las elecciones del 22 de mayo y en la Conferencia Internacional para Promover la Resolución del Conflicto del lunes, con Kofi Annan y los principales actores del proceso de solución irlandés a la cabeza.

Al comunicar esta decisión, ETA subraya el concepto de que «en Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político. Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político. Frente a la violencia y la represión, el diálogo y el acuerdo deben caracterizar el nuevo ciclo».

Entiende la organización armada vasca que a partir de ahora «el reconocimiento de Euskal Herria y el resto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ése es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca», recuerda.

ETA surgió en 1959, por lo que ha cumplido ya más de medio siglo de vida. El enfrentamiento armado en estos 52 años ha producido más de 1.300 víctimas mortales. Se calcula que en atentados de esta organización han fallecido en torno a 850 personas, mientras que en ese periodo la represión estatal ligada al conflicto ha acabado con 474 vidas según los datos recopilados recientemente por Euskal Memoria.

Apelación a Euskal Herria

La comunicación del cese definitivo de la actividad armada de ETA se acompaña de un llamamiento a los gobiernos español y francés «para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada. ETA con esta declaración histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo».

En la Declaración de Aiete, los líderes internacionales consideraron que en el caso de que ETA tomara esta decisión comunicada ayer Madrid y París deberían «darle la bienvenida» y aceptar el inicio de conversaciones destinadas a resolver las consecuencias del conflicto. Sugirieron también que los partidos abran un diálogo político con consulta a la ciudadanía para que se pueda lograr una «paz duradera».

La decisión de ETA ha sido comunicada por tres portavoces de la organización en un mensaje en euskara, castellano y francés (GARA ha difundido también una traducción al inglés elaborada en la redacción, dado el evidente interés informativo en todo el mundo). El mensaje incluye imágenes de los tres miembros de ETA, que portan sus símbolos habituales, y también la grabación en vídeo de la lectura de la declaración.

ETA recuerda en la misma que lo transcurrido hasta ahora «no ha sido un camino fácil». Destaca que «la crudeza de la lucha se ha llevado a compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje». Y remarca ETA que «la lucha de largos años ha creado esta oportunidad».

«En adelante, el camino tampoco será fácil», advierte ETA, que anima a implicación de la sociedad vasca en el proceso que se abre «hasta construir un escenario de paz y libertad» y anticipa su convicción de que "cada paso, cada logro será fruto del esfuerzo y de la lucha" de la ciudadanía. Considera que todos los años y esfuerzos transcurridos han dotado a Euskal Herria de «experiencia y fuerza necesaria para afrontar este camino», así como de «determinación» para hacerlo.

«Estamos ante una oportunidad histórica para dar la solución justa y democrática al secular conflicto político», asegura. «Es tiempo de mirar al futuro con esperanza. Es tiempo de actuar con responsabilidad y valentía», añade ETA en esta declaración que ocupa poco más de medio folio.

La decisión está fechada hoy mismo, 20 de octubre, y comienza haciendo referencia a la Conferencia Internacional de Donostia, que ETA sitúa como «iniciativa de gran trascendencia política». La organización armada vasca entiende que la Declaración de Aiete «reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto» y añade que ésta cuenta con gran apoyo tanto en Euskal Herria como en el ámbito internacional.