Urkullu vetó la emisión de un vídeo de Juan Karlos Izagirre en la Euzko Etxea de Nueva York

La Euzko Etxea de Nueva York celebró el domingo pasado un acto festivo para conmemorar su centenario con la asistencia, entre otros, del lehendakari, Iñigo Urkullu. El alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre, que estaba invitado al acto, envió un vídeo de felicitación al no poder desplazarse a EEUU. Urkullu se negó a que se emitiera y amenazó con no acudir a la cita si el vídeo se hacía público, según varios medios.

Naiz.info|Nueva York|2013/10/16 10:40|19 iruzkin

La Euzko Etxea de Nueva York celebraba la noche del pasado domingo el centenario de su nacimiento con un acto festivo al que fueron invitadas numerosas personalidades de Euskal Herria. Entre ellas, el lehendakari de Lakua, Iñigo Urkullu, que durante la semana pasada realizó una gira por EEUU. Junto a él, también recibieron la invitación exlehendakaris, personalidades del ámbito político y diferentes alcaldes, como el primer edil donostiarra, Juan Karlos Izagirre.

Izagirre, al no poder viajar a Nueva York, grabó un mensaje de felicitación en vídeo que fue solicitado por la propia Euzko Etxea para que fuera emitida durante la celebración.

Al parecer, el vídeo causó revuelo y no gustó a Iñigo Urkullu y a sus colaboradores, que se negaron a que este fuera emitido durante la fiesta de conmemoración. Es más, según publican los medios de Vocento, el líder del Ejecutivo autonómico amenazó con no acudir a la gala si se hacía público el mensaje de Izagirre.

La delegación de Urkullu convocó un minigabinete de crisis en el hall del hotel donde se iba a desarrollar la reunión para decidir si asistía o no al acto. La Euzko Etxea de Nueva York accedió al final a su petición y no emitió el vídeo.

Según la versión oficial que ofreció Lehendakaritza a los periodistas que cubrieron el viaje, «hubo un desacuerdo previo sobre el guión del acto», pero al final se llegó a un «entendimiento suficiente» sobre su desarrollo, «acorde con el respeto institucional que debe tener» ese tipo de celebraciones. Debido a las diferencias, Urkullu llegó una hora tarde a la gala.

«Nos lanzaron un ultimátum. Nos dijeron que necesitaban una hora para reconsiderar la situación: que o quitábamos el vídeo o no iba el lehendakari. Y cedimos de buena fe», afirma Aitzol Azurtza, donostiarra que reside en Nueva York.

«Alguien no lo entendió bien. No era un acto de homenaje al lehendakari, sino nuestra fiesta de centenario», ha dicho Azurtza, quien en su alocución en la conmemoración resaltó que la diáspora debe ser «el reflejo de la diversidad del pueblo vasco».