Judi Dench ni siquiera quería ser actriz, y menos estrella de cine

Judi Dench ha aprovechado la rueda de prensa dedicada a la película ‘Red Joan’, y especialmente a ella, para alavar las virtudes del teatro. Según ha explicado, ella de niña quería ser escenógrafa, y cuando saltó a la escuela de arte dramático decidió, en cualquier caso, que no quería hacer cine. Hoy es una de las actrices británicas más aclamadas del celuloide.

@belastegi|Donostia|2018/09/25 17:30
Jdidench
Dench se quitó las gafas para posar, a pesar de que el sol le moleste debido a su degeneración macular. Juan Carlos RUIZ | FOKU

La veterana actriz Judi Dench ha presentado este mediodía su último trabajo, ‘Red Joan’ (‘La espía rusa’), bajo la dirección de Trevor Nunn, en el que se mete en la piel de una espía británica que sirvió a la KGB en los años 40 y que se enfrenta a la ley en la actualidad. La cinta está basada en la historia de Melita Norwood.

Dench recibirá esta tarde el tercer y último Premio Donostia de este año, y por ello le han dedicado casi en su totalidad la rueda de prensa de ‘Red Joan’. «Solo quería ser actriz de teatro y solo quería interpretar a Shakespeare, y lo conseguí gracias a Trevor Nunn», ha dicho sobre su interpretación en ‘Macbeth’ (además de llevarse un Óscar más tarde por su papel en 'Shakespeare in love'). Según ha contado la actriz, en una ocasión una persona que le entrevistó le dijo que nunca llegaría ha hacer cine pues no era guapa, y ella se levantó y se marchó, pero asegurando que mejor para ella, pues hacer cine no era lo que quería. Hasta que lo probó y le gustó, y eso que al principio no quería ni siquiera ser actriz pues su vocación era ser escenógrafa.

Sin embargo, durante toda su intervención no ha dejado de comparar ambas formas de actuar: «Con el teatro formas parte de una compañía, eres una unidad. En el cine es diferente. Una vez me pasó que vi a un amigo en un estreno y le pregunté que qué hacía allí, y me dijo que trabajaba en la película. Eso no pasa en el teatro», ha contado, mencionando una vez más que ella realmente no estaba interesada en el cine. «Sobre 1957-1958 iba al teatro y siempre estaba junto al escenario tomando apuntes. No tenía ni idea de cine. Dicen que en el cine menos es más, que con tal de que tengas los pensamientos adecuados la cámara los captará. Me encantaría volver a los tiempos en que tenía cuatro funciones semanales, creo que podría hacerlo, pero en este momento mi tiempo lo ocupan las películas. Me siento halagada de que me elijan pero no tengo tiempo para nada más», ha subrayado sin quitarle valor a lo que hace.

«Siempre digo que durante 60 años he sido una actriz que busca trabajo. Tengo que esperar a que me llamen para una película, y no me atrevo a rechazar un papel porque tal vez no me vuelvan a llamar». Sobre esto también ha mencionado que el último día de rodaje de 'Red Joan' estaba enfadada, y era porque «a lo mejor era mi último trabajo».

Como consejo para las nuevas actrices, Dench les ha aconsejado que observen tanto a otros actores como el mundo que les rodea. A eso, Nunn ha añadido que no rechacen nunca un papel, «aunque sea pequeño en un pequeñísimo teatro, hazlo porque una cosa puede dar lugar a otra. Nunca sabes qué amistades vas a entablar. Si no haces nada, nada pasará».

«Spacey es un gran amigo»
Preguntada por su papel en 'Philomena', en la que encarna a una madre a la que le robaron a su hijo al nacer. «Tras leer la historia de la búsqueda de su hijo esperaba encontrarme a otra persona, pero Philomena Lee es increíblemente resistente y está llena de vida. Hay muchísima gente que perdió a sus bebés; que fueron robados y vendidos».

Otro de los temas que han tocado ha sido la polémica de abusos sobre Kevin Spacey de quien dijo que no conoce su situación actual, por lo que solo puede decir que «es un actor maravillosos y un gran amigo». «No puedo aprobar lo que ha hecho. Pero tenemos que ver qué sucederá con todas las personas que han hecho actos terribles, ¿también serán borrados de las películas que hicieron?», se ha preguntado. Le han cuestionado sobre el actor porque justo antes había mencionado que cuando falleció su marido viajó a Nueva Escocía y Spacey le ayudó a superar la pérdida.

Sobre el movimiento #MeToo ha mencionado que «es un momento extraordinario de cambios y hay muchos más papeles para mujeres: es maravilloso y esperemos que dure por muchos años, pero no lo sé».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK