Aranzadi atribuye su rechazo a los Presupuestos al «pacto Geroa Bai-UPN» sobre hoteles

Aranzadi ha reconocido que «no ha sido fácil» decidir su abstención a los Presupuestos de Iruñea, que ayer fueron rechazados, pero ha justificado que la «línea roja» que pasó el equipo de Gobierno fue el «pacto entre Geroa Bai y UPN» sobre hoteles y las repercusiones «especulativas» que esto conlleva.

Naiz|11/01/2019 13:45
Fotorparanzadi
Los concejales Cuenca y Berro, en una comparecencia ante los medios. (ARANZADI)

Así lo han indicado en conferencia de prensa los tres ediles de Aranzadi. El edil Manu Millera ha sido contundente al explicar que «ha sido el pacto» entre Geroa Bai y UPN -en referencia a una enmienda de ambos que facilitará la implantación de más hoteles en Alde Zaharra de Iruñea- lo que ha dejado a la ciudad sin presupuesto, y ha recordado que Aranzadi renunció a todas sus enmiendas a las cuentas a cambio de que el equipo de Gobierno le apoyara en su demanda de declarar Alde Zaharra como zona saturada de hoteles y apartamentos turísticos.

Así, su compañero Armando Cuenca ha recordado que hace meses Geroa Bai y EH Bildu les presentaron su borrador de presupuestos, a los que Aranzadi propuso 26 enmiendas que suponían nueve millones de euros, y ante la negativa de aceptarlas, su formación hizo un ejercicio de «responsabilidad» y renunció a todo «a cambio de una oferta fácil de aceptar porque no implicaba ningún coste», la de declarar a Alde Zaharra zona saturada de alojamientos turísticos.

En consecuencia, ayer, tras ver que Geroa Bai y EH Bildu votaron en contra, Aranzadi se abstuvo en la votación de los presupuestos, lo que junto al rechazo de UPN y PSN, supuso que Geroa Bai y EH Bildu no sacaran adelante las cuentas asimismo apoyadas por I-E.

«La turistificación es importante para nosotros porque pone en peligro la función residencial del Casco Viejo y fundamentalmente porque incide en el precio del alquiler» de toda Iruñea, ha dicho para explicar que, entre las repercusiones de estos está el traslado de la población, que ya se ha dado en el caso de los inmigrantes hacia Etxabakoitz.

La también concejala Laura Berro ha incidido en que su petición al equipo de Gobierno para apoyar los presupuestos -la de declarar Alde Zaharra zona saturada- «no era desmesurada», pero ha zanjado que lo ocurrido «es el colofón que demuestra que avanzamos hacia un modelo de ciudad especulativo», que afecta a la población más desfavorecida.

Poco antes de su rueda de prensa, el alcalde, Joseba Asiron, ha ofrecido otra en la que ha acusado a Aranzadi de situarse «fuera del cambio», lo que ha sido considerado por Millera como una «acusación injusta», especialmente cuando son EH Bildu y Geroa «quienes están apoyando un modelo de ciudad» que marca UPN con el aumento de oferta hotelera.

También Armando Cuenca ha rechazado que hayan dado «una bofetada» a los vecinos de Iruñea, como ha dicho Asiron, y ha señalado que «la bofetada al barrio la ha dado EH Bildu al votar en contra de declarar al Casco Viejo zona saturada» de hoteles, como los propios vecinos pidieron.

RELATED NEWS