Osasuna consigue la cesión de Raúl Navas de la Real con una opción de compra obligatoria

El defensa central sevillano es una de las peticiones del entrenador, Jagoba Arrasate, y con él se perfila como cerrada la plantilla osasunista.

Natxo MATXIN|14/08/2019
Navas
Raúl Navas despeja un balón ante la presencia de Sergi Roberto. (Jon URBE/FOKU)

Después de varios días de tiras y aflojas entre Osasuna y Real, finalmente ambos clubes han buscado la fórmula de cesión con opción de compra obligatoria para el traspaso de Raúl Navas, el central deseado para completar el plantel rojillo.

Según se apunta en la web de la escuadra navarra, la operación incluye un préstamo por un año del jugador, unido a una opción de compra obligatoria, «que asciende a 200.000 euros».

A ello hay que sumar, «en función de diversos objetivos deportivos, y siempre condicionados a la permanencia del conjunto rojillo» en Primera, el que «Osasuna podría llegar a abonar otros 500.000 euros adicionales al conjunto donostiarra».

El club rojillo será el encargado de pagar el total de la ficha del jugador en la presente campaña y ya ha llegado a un acuerdo con Navas para que, una vez se formalice la obligatoria opción de compra, inicie un contrato por dos temporadas más otra opcional.

En caso de que haya una venta del futbolista, Osasuna y Real se repartirán al 50% la plusvalía de dicha operación, descontando el club navarro «aquellas cantidades que ya haya pagado» a la Real, se apunta en la web rojilla.

Sea como fuere, el defensa andaluz es una de las solicitudes expresas del entrenador de Berriatua, conocedor de las posibilidades del jugador, ya que fue el técnico vasco quien lo fichó en su momento para la Real.

Raúl Navas ha disputado 98 partidos en la máxima categoría, 68 de ellos en las tres últimas campañas defendiendo la elástica txuri urdin. Con su salida, la Real alivia la larga lista de centrales que tenía hasta el momento, después de la marcha de Héctor Moreno al fútbol catarí.

A su llegada a Tajonar, el jugador sevillano ha asegurado que «ha sido un proceso largo, pero con final feliz. Ya tenía ganas de estar aquí y de conocer a los compañeros». Ha catalogado, asimismo, de «muy cariñosa» la acogida que ha tenido en el vestuario y espera jugar lo antes posible ante «una afición que empuja muchísimo y espero sentir ese calor ahora como local».