Decenas de miles de rohingyas conmemoran el segundo aniversario de su éxodo

En condiciones que consideran infrahumanas y en plena tensión con la Policía, decenas de miles de refugiados rohingyas han conmemorado en Bangladesh el segundo aniversario de su salida de Birmania, donde han sido sometidos a una persecución sistemática.

NAIZ|25/08/2019 22:05
Rohingyas
Miles de refugiados rohingyas han asistido al acto conmemorativo (Munir UZ ZAMAN I AFP PHOTO)

Entre 100.000 y 200.000 refugiados rohingyas han conmemorado este domingo el segundo aniversario de su éxodo desde el estado birmano de Rajine hasta los campamentos de Bangladesh, para escapar de la persecución sistemática del Ejército de Birmania, en lo que Naciones Unidas han descrito como un posible acto de genocidio.

En estos momentos, casi un millón de rohingyas viven en los campamentos de la localidad bangladeshí de Cox's Bazar. En una de sus colinas, precisamente, se han concentrado los refugiados para rezar en memoria de los familiares muertos por la violencia.

Otros miles han marchado por el campamento, bajo un sofocante sol, al grito de «Queremos justicia» y «No más genocidio», y algunos con camisas blancas con las palabras «Recuerdo del genocidio rohingya».

El Gobierno de Birmania, un país donde la antigua junta militar gobernante sigue gozando de plena influencia, niega estas acusaciones y asegura que la persecución comenzó como una operación de represalia contra militantes armados rohingyas.

No se dan las condiciones

Todos los esfuerzos de Birmania para conseguir el retorno de los rohingyas han sido en vano porque este colectivo se siente extremadamente inseguro. De hecho, ninguno de los 3.450 rohingyas a quienes Birmania ha propuesto retornar han aceptado la oferta.

Un grupo de 61 ONG locales e internacionales que trabajan con los rohingyas tanto en Bangladesh como en Birmania ha advertido esta semana de que Rajine no se dan aún las condiciones «propicias» para el retorno de los refugiados. Según recuerdan, hay unos 128.000 rohingyas desplazados en campos de confinamiento en el centro de Rajine desde 2012.

Los rohingyas recuerdan que en Birmania son considerados como ilegales, y se les niega la ciudadanía y su desplazamiento. Sin embargo, las condiciones en Cox's Bazar son infrahumanas. «Estamos muy agradecidos con el gobierno de Bangladesh, pero estamos viviendo aquí no como humanos sino como animales, solo comiendo y durmiendo», según uno de los refugiados.

Tensión con la Policía

Además, las conmemoraciones han tenido lugar en medio fuertes tensiones, después de que las fuerzas de seguridad de Bangladesh mataran a tiros a dos rohingyas acusados de matar a un representante del partido del Gobierno.

El superintendente adjunto de Policía de la localidad, Iqbal Hosain, ha confirmado a Europa Press que las protestas han sido pacíficas en la práctica totalidad del campamento. Sin embargo, el sur de la barriada se encontraba en estado de máxima tensión por el incidente de los dos rohingyas muertos bajo la sospecha de estar implicados en la muerte de Omar Faruk un joven responsable de la Liga Awami.

«Allí todavía las cosas están muy tensa, sobre todo después de que nuestras investigaciones revelaran que los dos rohingyas murieron en un acto de defensa propia», ha declarado Hosain.