Triunfo sanferminero in extremis de Osasuna ante el Celta (2-1)

El pañuelico rojo le ha traído suerte a Osasuna, quien ha remontado de manera merecida al necesitado Celta en el descuento con un gol de Arnaiz –se ha estrenado como anotador en Primera–, lavando así la mala imagen que dejó la escuadra navarra ante el Betis. [Estadísticas del partido]

Natxo MATXIN|11/07/2020
Gallego
Enric Gallego ha vuelto a anotar y se ha vaciado en su trabajo en ataque. (Idoia ZABALETA/FOKU)

Osasuna se acerca al medio centenar de puntos tras doblegar in extremis al Celta, ofreciendo una imagen diametralmente opuesta a la que se vio en el Villamarín.

Los rojillos le han puesto ganas y oficio ante un rival que necesitaba los puntos para firmar la permanencia matemática.

Vistiendo indumentaria de gala sanferminera, la escuadra navarra bien pronto se ha puesto el buzo de trabajo, dispuesta a llevar la batuta durante el choque, pero sin ejecutar bien la presión en medio campo, lo que ha dejado amplios espacios para girarse tanto a Rafinha como a Iago Aspas.

Dos futbolistas que saben tocarla con criterio y que han sido el germen del 0-1 a los diez minutos, cuando Santi Mina ha alojado el cuero en las mallas, una jugada que, en principio, ha sido anulada por levantar el banderín el linier, pero que poco después ha acabado confirmando como válida el videoarbitraje.

El contratiempo no ha hecho sino aumentar el dominio local, aunque siempre con la espada de Damocles de las pérdidas rojillas y las rápidas salidas celtiñas.

Los de Jagoba Arrasate no se han dejado intimidar por el riesgo y han seguido a lo suyo, combinando con criterio y precisión, a la espera del hueco en la zaga gallega.

Un agujero que han encontrado en el 24, cuando David García, Iñigo Pérez y Estupiñán han combinado con solvencia una triangulación que ha acabado con un gran centro del ecuatoriano y un magnífico remate en plancha de Enric Gallego, que está transformando a muchos de sus críticos en devotos.

Los anfitriones han seguido hilvanando, percutiendo sobre todo por el carril izquierdo, y generando varias ocasiones en las cabezas de David García y Roberto Torres, además de un remate a bote pronto de Adrián, que se ha movido con libertad en ataque.

Tampoco el Celta se ha olvidado de meter miedo, con un tiro con muy mala baba del goleador Mina, que se ha marchado pegado al poste izquierdo de Herrera.

Necesitado de firmar la permanencia matemática, la apuesta táctica del míster visitante, Óscar García, tras el receso, retirando a un central y dando entrada a un delantero, ha transformado el envite en una ida y vuelta, con ocasiones mutuas para desnivelar el luminoso, además de un Celta menos contemplativo.

Aspas ha estado bastante más participativo, con sendos disparos, encontrándose en el segundo con el pie de Herrera, mientras que su homólogo, Iván Villar, también ha sacado una buena manopla para evitar el 2-1 en un difícil remate de Adrián.

Poco a poco, Osasuna se ha ido quitando de encima el dominio celtiña y protagonizando unas cuantas opciones para adelantarse en el marcador.

Un empalme un tanto centrado de Roberto Torres y un duro disparo lejano de Iñigo Pérez han puesto a prueba los puños del bisoño cancerbero visitante.

Han llegado más enteros físicamente los rojillos al tramo final, aunque el Celta no le ha perdido la cara al duelo, con una providencial salida de Herrera para evitar que Aspas se plantase en un mano a mano con él.

Parecía que el choque iba camino del reparto de puntos, pero un centro de Oier ha sido peinado de manera sorpresiva por Arnaiz, un futbolista de baja estatura, que no estaba siendo afortunado en los minutos que estaba disputando, pero que ha conseguido marcar su primer gol en Primera en el tiempo de descuento.

Arrasate: «Merecedores de remontar»

El preparador osasunista, Jagoba Arrasate, ha asegurado que sus futbolistas se han hecho «merecedores de remontar», después del «gran esfuerzo» realizado ante el Celta. «Eso habla del orgullo y la ambición que tiene este equipo. Tiene un gran mérito lo que hemos hecho», ha ampliado.

«Lo fácil es dejarse llevar con el 0-1 cuando no te juegas mucho, pero hemos empatado con un golazo y el equipo no solo no se ha caído, sino que ha tenido el premio en el último minuto. Seguramente es el mejor partido en casa después del confinamiento», ha resaltado el técnico de Berriatua.

Arrasate también ha tratado de desmontar algunos de los tópicos que envuelven a la escuadra navarra. «Sabemos lo que somos, nos tildan de equipo bravo y de garra, pero no se llega a 48 puntos solo con eso. No nos puede faltar esa cualidad, pero tenemos muchos más argumentos y puntos fuertes», ha destacado el míster rojillo.

 

NAIZ KONTZERTUAK
Loading player...


Liher taldeak Donostiako Doka Kafe Antzokian emandako kontzertuaren unerik onenak.