0 comments

Mucho más que el derbi de los hermanos Xhaka

 

Durante el Mundial de 2010 se dio la curiosa circunstancia que por primera vez dos hermanos jugaban un partido de la copa del mundo defendiendo dos camisetas distintas. Eran los Boateng, hijos del mismo padre, en el choque que enfrentó a Ghana y Alemania. Kevin Prince con la elástica de las black stars mientras que Jerome formaba parte del equipo teutón. 

 

 

Hoy, a las 15:00 en streaming por UEFA.COM, se repetirá la historia con los hermanos Xhaka. En su caso, Granit jugará con Suiza mientras que Taulant lo hará con Albania.

Se trata de un partido de enorme trasfondo sociopolítico, debido a la amplísima comunidad kosovar, la inmensa mayoría de etnia albanesa, que reside en Suiza. Según datos del Departamento Federal de Asuntos Exteriores Suizo cifraba en 170.000 personas la comunidad kosovar en el país helvético, registrándose que 40.000 naturalizaciones en los últimos años. El hecho de que muchos de ellos tuviesen con nacionalidad serbia hasta 1999 dificulta el recuento total de las personas llegadas procedentes de Kosovo. En cualquier caso, en un Estado con poco más de 8 millones de habitantes, más de 200.000 personas son de etnia albanesa.

Los Xhaka son un perfecto ejemplo de dicha realidad y dualidad después de que sus padres llegasen al país helvético en 1989, dos años antes de la guerra en la antigua Yugoslavia. Nacidos en Basilea, ambos formaron parte de la prolífica cantera del equipo de su ciudad. Granit destacó desde muy pronto, siendo una de las piezas claves del histórico triunfo de Suiza en el Mundial sub 17 de 2009. Un conjunto que contaba en sus filas con otros futbolistas que disputarán la presente Eurocopa como Ricardo Rodríguez o el exrealista Haris Seferovic.

 

 

El antiguo seleccionador helvético Ottmar Hitzfeld aseguró que Granit Xhaka era «el mayor talento del fútbol suizo por delante de Shaqiri». Tras brillar en el Basilea, firmó por el Borussia Mönchengladbach alemán. Un conjunto en el que se ha mostrado como uno de los mejores centrocampistas de la Bundesliga, tanto que el Arsenal se acaba de hacer con sus servicios por más de 46 millones de euros. Una cantidad que puede elevarse hasta los 60 en caso de conseguir una serie de variables.

 

Taulant, condecorado tras «el partido del dron»

El actual jugador de los gunners debutó con la selección suiza en 2011 después de haber esperado una llamada de Albania para jugar con la absoluta. Un hecho que no se repitió con su hermano mayor Taulant, nacido en 1991, 14 meses antes que Granit. Los dos engrosaron la cantera del Basilea en 2002, escuadra en la que sigue el mayor de los Xhaka. Internacional en prácticamente todas las selecciones inferiores de Suiza. Sin embargo, en 2013 obtuvo la nacionalidad albanesa y en junio de 2014 la FIFA validó su petición para jugar con dicho combinado.

 

 

Uno de sus primeros partidos con las águilas ha marcado su trayectoria. Se trata del conocido como «el partido del dron», disputado el 7 de setiembre de 2014 en Belgrado. A pocos minutos para el descanso, un pequeño vehículo no tripulado sobrevoló el césped del Pequeño Maracaná con una bandera de la Gran Albania. Una reivindicación histórica que engloba también como territorios propios a Kosovo y diversas partes de Macedonia, Grecia y Montenegro. El hecho provocó una monumental pitada en el estadio, al tiempo que el jugador serbio Stefan Mitrovic alcanzó el dron y retiró la enseña. Instante en el que Taulant Xhaka y Andi Lila se encararon con él. En medio de un ambiente extremadamente tenso, el incidente derivó en una trifulca monumental. Las agresiones se sucedieron, varios espectadores invadieron el terreno de juego y los jugadores albaneses tuvieron que salir corriendo al túnel de vestuarios en medio de una lluvia de objetos y golpes.

 

 

La policía serbia detuvo a Osli Rama, hermano del entonces primer ministro Edi Rama, que vio el partido desde el palco y al que acusaron de haber planeado y ejecutado la acción. Al tiempo, la ciudad de Mitrovica otorgó el título de Ciudadanos de Honor a Taulant Xhaka y el capitán Lorik Cana. Un veterano futbolista que ha pasado por las filas del Olympique de Marsella, PSG, Galatasaray, Sunderland, Lazio y que la pasada militó en el Nantes.

Según declaró en el reportaje especial del periodista Gaby Ruiz para el programa “Fiebre Maldini”, Cana trató de proteger y aislar a sus compañeros del ambiente de Belgrado, ya que era uno de los pocos jugadores -la mayoría de ellos no tiene nociones de serbio al haber nacido fuera de Kosovo- que entendía el significado de los gritos e insultos proferidos desde la grada.

Abrumada por el escándalo, la UEFA decidió declarar al combinado de las águilas como ganadora del encuentro por cero a tres. Una circunstancia que limitó considerablemente las posibilidades de Serbia de alcanzar la Eurocopa.  En el partido de vuelta, Albania pagó la presión, necesitaba apenas un empate para certificar su pase a la cita del Estado francés, pero el conjunto serbio se tomó la revancha ganando por cero a dos en Tirana.

 

 

En sus respectivas convocatorias, tanto Albania como Suiza cuentan con jugadores que tienen estrechos lazos con ambos países. En el conjunto relojero, además de Granit Xhaka, Behrami, Shaqiri -que sacó las dos banderas entrelazadas tras ganar la Champions en 2003- y Tarashaj cuentan con origen kosovar y son de etnia albanesa. Al igual que Dzemaili y Mehmedi, nacidos ambos en Macedonia. No son los únicos jugadores de origen inmigrante en el conjunto dirigido por el bosnio Vladimir Petrovic. Mubandje y Embolo tienen raíces camerunesas, Djourou nació en Costa de Marfil, Gelson en Cabo Verde, Ricardo Rodríguez es de padre español y madre chilena, los progenitores de Seferovic proceden de Bosnia, los de Derdiyok son kurdos y los de Zakaria congoleses.

De Biasi busca y encuentra jugadores por toda Europa

En 2011, la federación albanesa contrató al entrenador italiano Gianni De Biasi, una decisión de enorme calado. Con tres millones de habitantes y una diáspora que alcanza los siete, el técnico transalpino comenzó una gran tarea de rastreo por toda Europa en busca de futbolistas de origen albanés. Su objetivo, convencerles de que jugasen con la selección del país de sus antepasados, un combinado que históricamente había sido uno de los equipos más débiles de la zona UEFA.

 

 

Un esfuerzo paciente, con miles de kilómetros recorridos, que ha permitido a Albania reforzar su equipo de forma notable y clasificarse por primera vez en su historia para la Eurocopa. Uno de los puntos calientes en busca de jugadores fue la propia Suiza. Así, además del propio Taulant Xhaka, Arlind Ayeti, Freddie Veseli, Migjen Basha, Amir Abrashi, Burim Kukeli y Shkëlzen Gashi también han sido internacionales con el equipo helvético en categorías inferiores. En el caso de Veseli cabe recordar que fue el capitán del equipo suizo que ganó el Mundial sub 17 de 2009.

El veterano Lorik Cana, pese a nacer en Kosovo, creció en Lausana, militando en el Dardania, equipo amateur formado por la comunidad albanesa. Algo parecido se puede decir de Ermir Lenjani, jugador del Rennes, que llegó a Suiza durante su infancia.

 

 

Tras destacar en el Bochum, Mërgim Majrav contó con oportunidades en la selección alemana sub 21 en 2007, actualmente juega en el Colonia de la Bundesliga. Caso aparte merece Elseid Hysaj, nacido en Albania, con apenas dos meses llegó a Italia junto a su familia. El actual jugador del Nápoles, escuadra en la que es titular indiscutible, regresó con su madre a su país de origen, mientras que su padre continuó en el país transalpino trabajando como albañil. Cabe recordar que en 1991, se produjo un éxodo masivo de albaneses a Italia, llegando más de 30.000 en apenas unos meses. Con menor intensidad, el flujo se mantuvo también durante los años venideros.

 

Un nuevo invitado: Kosovo ya tiene selección oficial

Y por si esto fuera poco, el pasado mes de mayo, la FIFA reconoció oficialmente a la federación de Kosovo. El equipo balcánico disputó su primer partido oficial el 3 de junio ante Islas Feroe. En la convocatoria destacaba Albert Bunjaku, que jugó el Mundial de 2010 con Suiza, Kryeziu y Brahimi también jugaron las categorías inferiores del combinado relojero. Halimi, Sulejmani, Perdedaj o Alushi habían hecho lo propio las divisiones juveniles de la federación alemana, circunstancia que se repite con Celina -una de las grandes promesas del equipo, perteneciente al Manchester City-, Kastrati, Pepa y Reshani en Noruega y con Sadiku en Suecia. Rexhepi, por su parte, debutó con la absoluta de Finlandia.

 

 

Anteriormente, Kosovo, que declaró la independencia de forma unilateral en 2008 y que cuenta con el reconocimiento de 111 de los 193 Estados que conforman la ONU -y el rechazo de Serbia, Rusia o España-, llevaba buscando la aceptación oficial desde hace tiempo. Así las cosas, entre marzo de 2014 y noviembre de 2015 disputó un seis amistosos. Ante rivales como Turquía, Haití, Senegal, Omán y Guinea Ecuatorial. El último fue ante Albania, lo que supuso una gran fiesta para los aficionados y futbolistas de ambos equipos.

En adelante podrían contar con Adnan Januzaj, futbolista del Manchester United que ha que formó parte del equipo de Bélgica, su país natal, en la copa del mundo de 2014. Con su carrera en horas bajas, aspiraría a relanzarla jugando en la selección kosovar, atendiendo así a los deseos de su familia. Dos de sus tíos fueron miembros del Ejército de Liberación Kosovar, más conocido como UCK. Pese a que no se ha confirmado oficialmente su renuncia a jugar más con los red devils, su agente Dirk de Vries aseguró el pasado mes de abril que «a Adnan Januzaj no se le ha negado el ir a la Selección, pero su entorno…». Blanco y en botella.

 

 

El 9 de junio, incluyó a la escuadra kosovar en el grupo I de la fase de clasificación para el Mundial de 2018 junto con Croacia, Islandia, Ucrania, Turquía y Finlandia. Por su parte, Gibraltar, el otro conjunto aceptado por el organismo internacional, englobará el grupo H con Bélgica, Bosnia, Grecia, Estonia y Chipre.

Así las cosas, todo parece indicar que en un futuro las tres federaciones seguirán disputándose el concurso de futbolistas debido a las ya profundas conexiones entre Albania, Kosovo y Suiza. Es el futuro del fútbol, evidente espejo de lo que sucede en nuestras sociedades.

 

Beñat Zarrabeitia

 

Fotos: Tirana Times, FFK Kosovo, Getty Images y Zimbio.

 

/