0 comments

Las redes estallan ante el juicio de la violación grupal

Las redes estallan ante el juicio de la violación grupal

Imagen compartida en Facebook por Mujeres sin descafeinar

La forma de analizar las circunstancias previas y posteriores de una violación, el debate sobre la actitud mantenida por la víctima tras la agresión o el papel que están jugando los medios en torno al juicio por la violación grupal de Iruñea han indignado a buena parte de la sociedad. Las redes sociales han sido fiel reflejo de este enfado.

El primer día de juicio, el lunes, nos desayunábamos un reportaje publicado por el diario ‘El Español’ bajo el título 'La vida "normal" de la chica violada en San Fermín: universidad, viajes y amigas'.

El periodista Nacho Abad del programa matinal ‘Espejo Público’ de Antena3 se hacía eco del juicio lanzando, vía twitter, una encuesta para que sus seguidores se decantaran entre si lo de Iruñea fue sexo consentido o una violación.

El tuit que generó gran controversia fue eliminado por Abad, pero para entonces ya eran muchos los que habían captado el tuit y lo propagaban a modo de denuncia.

El periodista 'freelance' Antonio Pampliega, que estuvo 10 meses secuestrados por Al Nusra, una rama de Al Qaeda en Siria, ha alzado la voz ante el trato que está sufriendo la joven en los medios. En un hilo de Twitter denuncia que «se están alcanzando límites peligrosos». Asegura además, que lo que se está cuestionando es que «la muchacha no se haya quitado la vida o que no se haya encerrado en una cueva para no volver a ver la luz nunca más».

Pampliega acaba el hilo preguntado a los periodistas «¿quién nos creemos que somos?».

El espionaje al que han sometido a la víctima

Otro hecho que ha encendido las redes, y no es para menos, es el informe presentado por la defensa de los acusados y que se basa en el espionaje y seguimiento realizado a la víctima. Pese a que se rumoreó lo contrario, finalmente el juzgado no ha admitido esta prueba, pero sí otra que analiza la actividad que mantuvo la joven en las redes sociales tras la agresión. La una y la otra pretenden restar credibilidad a la víctima, por el simple hecho de intentar hacerse dueña de su vida tras la agresión.

Es indignante que el foco se coloque siempre sobre la víctima y no sobre los agresores, pero más indignante es que juzguemos a la víctima por la forma en que elige superar su trauma. ¿Deben las mujeres víctimas de violación pedir permiso a esta sociedad, –donde todo el mundo se cree con derecho a opinar–, para seguir viviendo? ¿para seguir sonriendo? ¿y para acostarse y disfrutar con quien le venga en gana?

Un vídeo en la red se pregunta «¿Cuánto tiempo más tenemos que soportar todo esto?» y decenas de rostros de mujer aseguran que ellas sí son manada.

La decisión de desarrollar el juicio a puerta cerrada atiende la petición de la víctima, pero también la de los acusados. Los medios han escondido en todo momento los rostros de los hombre que componen la ya conocida ‘manada’. Sin embargo, muchos usuarios de Twitter han denunciado que los medios de comunicación no siempre actúan igual.

Una imagen vale más que mil palabras. Y así han querido comparar el trato dado al caso de la violación grupal de Iruñea y la pelea de bar ocurrida hace un año en Altsasu.

Durante estas últimas horas la repugnante defensa realizada, vía Youtube, por Ignacio Allende productor de cine porno más conocido como «Torbe» ha incendiado las redes.

Durante estos días han sido muchísimos los comentarios en torno al caso. Aquí algunos de ellos:

/