20/12/2015

Virus «online»
BERTA GARCIA

L os amigos de lo ajeno ni descansan ni dejan hacerlo a sus prójimos y entre sus métodos “tradicionales” están los hurtos, robos y estafas. Lo que va cambiando como el tiempo son sus perfiles y sus tácticas, porque, al igual que el camaleón, saben adaptarse para pillar víctima. Ahora abundan los de guante blanco y los enmascarados en la red informática, que al final son igual de macarras en su ambición desmedida, ya que no van a por la cartera, sino a por las cuentas bancarias.

La Oficina de Seguridad del Internauta ofrece abundante información en su web para aprender a protegerse online y desvela las formas, perfiles y novedades de engaño que van apareciendo, en la medida que el número de usuarios de compras electrónicas va multiplicándose.

«La principal estrategia que utiliza el delincuente en internet es la denominada ingeniería social, que consiste en usar un reclamo para atraer nuestra atención y así conseguir que actuemos de la forma que ellos desean; por ejemplo, convenciéndonos de la necesidad de reenviar un correo electrónico a toda nuestra lista de contactos, descargar y abrir un archivo que se adjunta en un correo bajo alguna excusa o incitándonos a proporcionar información sensible, como son las claves de acceso a un determinado servicio o los datos bancarios», señala la OSI.

Ahora, en las fiestas navideñas, estamos en una de esas épocas en las que se reciben numerosas felicitaciones, con tarjetas del portal o tiernos villancicos que vienen con ficheros anexos al mensaje. Aunque también podría tratarse de una alarma bancaria, que, «por si acaso», nos impulsa a desvelar el contenido. Pues ¡ojo al dato!, porque se repiten como el pimiento morrón y ya andan circulando.

Unos consejitos siempre vienen bien para prevenir y no lamentar. Así, se recomienda no abrir correos sospechosos o de desconocidos, lo mejor es eliminarlos; no contestar en ningún caso a estos correos y no seguir enlaces, teniendo precaución incluso con los que sean de contactos conocidos.