22/03/2015

¿La alimentación infantil es fiable?
XANDRA ROMERO
50salud843

Siguiendo con el tema bebés, hace unas semanas algunos compañeros nutricionistas y blogueros emprendían desde sus respectivos espacios de divulgación una “batalla” contra un producto concreto de una marca de alimentación infantil por no ajustarse la composición de este a las recomendaciones nutricionales para bebés del rango de edad al que iba dirigido.

Sensibilizada con el tema, no pude evitar fijarme la semana pasada en el supermercado en las baldas de alimentación para bebés. Una vez allí, cuál fue mi sorpresa al encontrarme con un “potito” (casualmente de la misma marca) de galleta María y natillas destinado a bebés de 6 meses.

Aparte de sorprenderme la simple existencia de un potito con tales ingredientes principales, me llamó la atención que en su etiqueta pueda leerse: «Seleccionamos solo ingredientes de primera calidad». No seré yo quien diga lo ricas que están unas natillas o una galletas, pero de ahí a afirmar que son ingredientes de primera calidad…, perdónenme, pero no. No, porque calidad nutricional, para bebés de 6 meses o para adultos de 30 años, no es un producto que se jacta de afirmar que en cada tarrina (130 gr) hay medio vaso de leche, una galleta María (con peor calidad nutricional que cualquier producto de bollería) y media cucharada de azúcar. Pero, además, mirando la tabla de composición nutricional que aparece en su etiqueta, una sola tarrina lleva la friolera de aproximadamente 15 gr de azúcar (un sobre de azúcar de los de los bares tiene aproximadamente 8-10 gr), de modo que en una tarrina tenemos casi dos sobres de azúcar. A lo que hay que incluir el azúcar de una galleta María (unos 3 gramos aproximadamente).

Para que nos resulte más fácil la comparación, un donuts tiene aproximadamente 13 gr de azúcar, así que con un potito de estos, le estamos dando a nuestro niño de 6 meses más azúcar que si le diésemos un donuts. Curioso, ¿no?

Todavía resulta más curioso cuando en su página web, los fabricantes nos dicen que «las tarrinas para la merienda natillas con galleta están elaboradas con ingredientes esenciales en la dieta del bebé, como son la leche, la fruta y el yogur». Cabe destacar que entre sus ingredientes, sí figura en primer lugar la leche, pero el azúcar es el segundo ingrediente en proporción. Este producto y la grasa de palma (grasa perjudicial para la salud) que forma parte de la galleta hacen que me pregunte: ¿En serio “estos” son los ingredientes principales en la dieta del bebé, si ni siquiera lo son en la de cualquier persona?

Curioso de nuevo cuando la OMS y la Asociación Española de Pediatría (AEPED) recomiendan lactancia materna de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad. Igualmente, no se debería añadir azúcar o similares a la comida de los niños menores de 1 año, y después de esa edad, con mucha moderación.

Para terminar de ser “curioso” el tema, la etiqueta declara que la AEPED colabora con la empresa. No es la primera vez que una sociedad científica deja que empresas de la industria alimentaria la patrocinen. Pero si esto sucede, al menos, que dicha sociedad respalde que la industria alimentaria y los intereses del consumidor vayan en la misma dirección, ¿no?