12/02/2019

Procesan a un líder regional en Ucrania por la muerte de una activista
GARA|KIEV

Un responsable regional fue imputado ayer en Ucrania por haber supuestamente organizado la muerte con ácido de la militante anticorrupción, Kateryna Gandziuk, un caso que traspasó fronteras y generó una ola de indignación.

Este caso, convertido en símbolo de la lentitud de la lucha anticorrupción en Ucrania, se produce a mes y medio de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, una prueba de fuego para el presidente saliente, Petro Poroshenko, a quien se le acusa de hacer poco en materia de corrupción.

Vladyslav Manguer, presidente de la Asamblea regional de Jersón, fue procesado «por la organización del asesinato de Kateryna Gandziuk», informó el fiscal general, Yuri Lutsenko –considerado próximo al jefe de Estado–. Según un extracto de la acusación publicado por el fiscal, Manguer sentía un «rencor personal» hacia Gandziuk, que denunciaba en particular «la tala ilegal de bosques» llevada a cabo «so pretexto de incendios criminales» en esa región.

Manguer podría ser condenado a cadena perpetua. Seis personas han sido detenidas en relación a este ataque.

En julio, Gandziuk, consejera del alcalde de Jersón, fue agredida al salir de su casa. Un desconocido le arrojó un litro de ácido sulfúrico. Falleció en noviembre pasado.

La muerte de Gandziuk se añade a una larga lista de militantes ucranianos agredidos en los últimos años. Este caso provocó manifestaciones en todo el país y fue uno de los temas abordados durante una visita en noviembre a Kiev del comisario europeo, Johannes Hahn, encargado de la ampliación de la UE, pocos días después de la muerte de la activista.