08/01/2020

Koldo Campos
Escritor
Terrorismo USA

Donald Trump es presidente de un Estado que, desde su fundación, ha practicado el terrorismo impunemente contra todos los pueblos del mundo y que, en estos días, compite con el calentamiento global por ver quien provoca antes el colapso del planeta.

El asesinato del general iraní Qasem Soleimani puede desencadenar una guerra cuyas consecuencias van a ser terribles para el mundo, incluyendo los propios Estados Unidos, aunque su arrogancia y estupidez les impida comprenderlo

De momento sube en la bolsa el precio del petróleo y se disparan las acciones de las grandes empresas en el negocio militar como la Lockneed y N.Grumman.

«Dios está con nosotros» afirmaba ayer un sonriente Trump que, caso de que Irán responda, se jacta de tener dispuestos decenas de atentados terroristas, incluyendo objetivos culturales, y de no guardar proporción alguna en su agresión, como confía en que las causas abiertas en su país que buscan su destitución terminen por disolverse cuando la guerra estalle y esa sociedad cierre filas y posponga para mejores momentos su cese, arropando a su presidente en defensa de su «american way of life».

Mientras ese Estado terrorista siga enarbolando la violencia como conducta, la tortura como terapia, el asesinato como oficio y la guerra como negocio, nadie va a estar a salvo en ningún país.

(Preso politikoak aske)