01/08/2014

Alberto CASTRO
El Ibex pierde un 1,98% en julio

La última sesión de julio fue una auténtica pesadilla para los inversores, que vendían atemorizados por la presión inaguantable del posible impago de deuda en Argentina, el derrumbe del Banco Espírito Santo (BES) portugués y la decepción provocada por las cuentas de Grifols, uno de los valores considerados defensivos por sus fundamentales y la implantación en el mercado internacional.

En esta jornada, además, no pudieron contar con el apoyo de Nueva York, que se movía a la baja influenciado por la llamada de atención de la Fed sobre los riegos inflacionistas. Pero pesaba más el hundimiento del BES, que tuvo unas pérdidas de 3.577 millones de euros en el primer semestre y firmaba el peor balance de su historia. El Ibex sufrió un caída del 2,10%, y abrirá agosto desde los 10.707,20 puntos. En julio pierde un 1,98% y acaba con siete meses consecutivos de avances. Se reduce la subida anual al 7,97%. El resto de plazas también fue penalizado por esta tensa situación. Fráncfort cayó un 1,97%, París, un 1,53%, y Londres, un 0,64%. En el Ibex, Grifols (-13,97%), el peor, recibió un severo castigo. Los analistas e inversores esperaban más y no les gustó el beneficio de 224,8 millones de euros, ni la caída de los márgenes. Sacyr (-5,10%) y Jazztel (-4,82%) también sufrieron bajadas apreciables. Entre los grandes, BBVA (-3,11%) fue el peor. Ningún valor del Ibex escapó a las pérdidas. En París, Alcatel-Lucent (-6,74%), Carrefour (-4,77%) y Legrand (-4,65%) encabezaron los números rojos, mientras que Kering (+5,02%) era el mejor entre los seis únicos ganadores.