15/03/2015

A los rojillos se les hace muy largo

Los de Mateo mejoraron en muchos aspectos, fueron a por los tres puntos, un penalti riguroso les puso el viento de cara, pero no supieron cerrar el encuentro, pese a tener algunas claras ocasiones. El Alcorcón apretó en el tramo final y consiguió la igualada.

Natxo MATXIN
P039_f01_199x124

OSASUNA 1

ALCORCÓN 1

El objetivo se quedó a medias. Yendo de más a menos, a Osasuna se le fue haciendo muy largo el partido a medida que avanzaban los minutos y acabó cediendo cuando faltaban seis para el final. Fue un encuentro de alternancias que los de Mateo no supieron cerrar pese a disponer de algunas claras ocasiones, pero en el que también el Alcorcón tuvo sus opciones para llevárselo, sobre todo en el último tramo del choque.

Aunque no se pudo conseguir la ansiada victoria que hubiera aliviado la complicada situación institucional y deportiva del club, sí que se vieron algunos detalles positivos que animan a pensar en una evolución favorable del enfermo. Los rojillos volvieron a marcar después de 538 minutos de sequía -gracias a un penalti un tanto riguroso-, no cometieron errores defensivos graves quitando algún despiste puntual y se les vio como un bloque bastante más entero y homogéneo entre líneas que en las anteriores jornadas.

Mejoría que hace abrigar esperanzas de cara a un futuro muy exigente, aunque no fuera suficiente para que los puntos se quedasen en Iruñea. Y eso que la escuadra navarra los buscó con ahínco desde el principio, con lances favorables protagonizados por Kodro, Vujadino- vic y Nino, hasta que llegó la decisión de conceder un penalti de los que habitualmente no se le suelen pitar a Osasuna.

Pese a que la afición no respondió en esta ocasión al llamamiento del club y hubo un ambiente más frío del habitual en las gradas, el equipo intentó agradar y ofrecer una imagen bien diferente a la de sus últimos compromisos frente a un adversario que rozó el reglamento en más de una disputa.

Faltó finiquitar

La gasolina todavía les duró a los anfitriones durante la primera mitad del segundo periodo, pero ahí les faltó finiquitar. Pudieron hacerlo Berenguer, David García -cabezazo al larguero- y José García -su vaselina salió fuera por poco-, pero no se concretó el 2-0. Y lo que es peor, el Alcorcón despertó de su letargo inicial, oxigenando el once con tres cambios que, a la postre, resultaron decisivos.

David Rodríguez había avisado en el 57 tras rematar fuera ante la salida de Riesgo y los alfareros se presentaron con mayor asiduidad y peligro en los dominios del cancerbero debarra. Osasuna seguía defendiéndose con cierto orden, pero una jugada muy bien trenzada por los visitantes acabó en remate de cabeza al palo de Máyor y posterior remate a las redes de un Guichón que debió ser expulsado poco antes. Aún pudo ser peor pues el Alcorcón dispuso de otro lance en el descuento para poner el 1-2.

«Vamos creciendo, pero nos ha pasado factura el físico»

Sensaciones contrapuestas las que expresó Josema Mateo tras empatar contra el Alcorcón. «El equipo ha competido bien y ha ido creciendo, que es lo que buscábamos, con 60-70 minutos en los que hemos sido superiores, pero luego nos ha pasado factura el aspecto físico», confesó.

«Está a la vista que ha habido otras sensaciones y hemos sido merecedores de ganar, pues hemos tenido varias ocasiones para el 2-0 -insistió-, pero los últimos 20 minutos se nos han hecho muy largos, se ha notado el miedo a perder que nos ha ido metiendo cada vez más atrás. En todo caso, debemos ser positivos porque los jugadores quieren y están trabajando bien, esto no va a cambiar en un partido, tenemos quince finales para seguir creyendo».

El técnico iruindarra se refirió a alguna de las mejores que él observa en la escuadra navarra, sobre todo en lo que a posicionamiento sobre el campo se refiere, «donde estamos mejor y vamos cogiendo conceptos». Mateo, que aclaró que Nekounam no había entrado en la convocatoria «por unas molestias físicas», admitió que el hecho de tener que agotar un cambio obligado por los problemas estomacales de Santamaría limitó «más frescura en el último tramo».

Por su parte, Javier Vidal, preparador físico del Alcorcón, pero que ayer ejerció como técnico al estar sancionado José Bordalás, elogió la «garra y entrega» de los protagonistas y calificó de «justo» el empate, aunque el gol alfarero «nos ha venido un poco tarde», expresó. N.M.

«TWEET» POLÉMICO. «Mateo sigue sin demostrar absolutamente nada. Triste empate que vale menos que el del Español. Espero que no hayamos pagado por este. Qué pena.» (Eduardo Ruiz de Erenchun, abogado del ex vicepresidente Juan Pascual).