Candidatos de Podemo Ahal Dugu al Parlamento Europeo
1º de Mayo: la lucha es el único camino

La grave crisis que ha sufrido y sufre nuestra sociedad ha vuelto a demostrar el sufrimiento que generan las desigualdades sociales. Una minoría de la sociedad, la más rica, ha seguido aumentando su riqueza mientras la mayoría de la población ha visto reducirse su poder adquisitivo, o bien porque su salarios eran congelados o reducidos o bien porque perdían su puesto de trabajo.

30/04/2014

Los poderosos dicen que estamos saliendo de la crisis, pero solo la crisis de los beneficios empresariales y de la banca. Sin embargo, la crisis social, la crisis que sufrimos la mayoría de las personas sigue ahí, el paro, la precariedad laboral, los desahucios,…

La pobreza crece pero el dinero no se ha evaporado. Nuestra renta percapita es similar a la de hace diez años, simplemente, hoy el reparto es todavía más desigual que entonces: los ricos son cada vez más ricos y las personas pobres cada vez más pobres. Hay riqueza, tenemos que lograr que se reparta. Y para eso, tenemos que conseguir que la renta básica sea una realidad más allá de su actual sucedáneo para que todas las personas reciban un mínimo para vivir dignamente. Hay dinero, la persecución del fraude fiscal y el aumento de impuestos a las grandes fortunas supondrían tener dinero de sobra para recuperar y reforzar todas las políticas sociales.

Las luchas sociales del siglo XX lograron la sanidad y educación pública y gratuita junto al sistema de pensiones, pero ningún logro es para siempre en el sistema capitalista, los grandes capitales siempre quieren más parte del pastel a cuenta de las personas asalariadas y más pobres. Hoy, mientras se reducen los gastos sociales los gobernantes siguen derrochando el dinero público en grandes infraestructuras (como el TAV), en armas, en mantener la monarquía o en su corruptela, Hoy como ayer, solo conseguiremos parar esto con la lucha contra las medidas de los gobiernos y de la Troika.

Podemos cambiar las cosas, pero no queremos volver a los tiempos anteriores a la crisis económica donde el objetivo del desarrollo era, y sigue siendo, producir más y consumir más a costa de mantener un sistema financiero voraz sin medida ni control y de destruir el medio ambiente y el futuro de las nuevas generaciones. El cambio climático o la falta de recursos naturales son hoy evidencias que demuestran que tenemos que construir nuestra sociedad sobre otro modelo de producción donde estén en primera fila las necesidades de las personas y no los beneficios de las empresas. El modelo desarrollista también se ha basado en la invisibilización de los cuidados de la vida realizados fundamentalmente por las mujeres, tenemos que cambiar ese modelo de reparto de los cuidados o seguiremos manteniendo una sociedad injusta donde las mujeres tienen menos derechos que los hombres.

Podemos cambiar esta situación que sufrimos la inmensa mayoría de las personas, pero no será fácil, tendremos que luchar y organizarnos para recuperar lo perdido y para avanzar en la justicia social. Este uno de mayo es un buen día para seguir en esa lucha.

Articles
Jonathan Martínez
22/09/2019
Iñaki Egaña
21/09/2019
Víctor Moreno
20/09/2019
Txema Mendibil
20/09/2019
Letters
Maddi Beguiristain Garaikoetxea
21/09/2019
Brenda Cusipuma Cayo
21/09/2019
Alba Martín
21/09/2019
Manu Ballesteros
19/09/2019