Coordinador de Eusko Alkartasuna de Donostia
De problemas circulatorios a la coexistencia peatonal

Se puede construir una ciudad más habitable, con calles vivas y comercio vivo. Calles más seguras y menos contaminadas, son oportunidades que no se pueden perder.

20/02/2020

Nuestra ciudad se está abriendo a interesantes debates, que permitirán, o no, la construcción de una ciudad mucho más amable.

El propio alcalde de la ciudad Eneko Goia marcaba hace unas semanas que este año 2020 iba a ser un año clave para la movilidad en Donostia. Es más, además de los retos marcados por el gobierno municipal, esperamos que se abra un debate veraz sobre el desarrollo que tendrá la playa de vías de Easo-Errondo, el paseo de la Concha y la «prueba» que se está gestando en la calle San Martín. Sin olvidar los proyectos que deben ser ejecutados, como la bulevarización de Añorga o la travesía de Loiola, que los vecinos llevan tanto esperando.

El cierre de la calle San Martín, está derivando en numerosos problemas, el tráfico en las calles Hondarribia y Larramendi ha aumentado y los colapsos en el paseo de Bizkaia, si bien vienen de antes del inicio de las obras, son un problema para la ciudad. Tampoco parece que la calle Parque absorbe o da la salida necesaria a los tráficos que van del Oeste al Este de la ciudad.

No podemos obviar, que la campaña publicitaria, realizada por el consistorio a favor de coger la bicicleta, usar el transporte público o venir andando desde los aparcamientos disuasorios de la ciudad, no vienen acompañados de un incremento del servicio de las líneas de DBUS, y no se ha fomentado en el periodo anterior del corte al tráfico, la construcción o adecuación de bidegorris o apostado por los mismos.

Toda persona puede comprender que es difícil gestionar unas obras de esta envergadura, y lógicamente toda obra tiene afecciones y causa molestias, y es de entender que el Departamento de Movilidad del Ayuntamiento trabajará para corregir todas las deficiencias que se puedan producir.

Pero también hay que trabajar en el futuro de nuestra ciudad, se abre una oportunidad y es la de poder aumentar los metros de convivencia peatonal entre el paseo de la Concha, los terrenos recuperados de Easo-Errondo y la calle San Martín. ¿Puede la calle San Martín ser peatonal? ¿Comunicaremos los barrios dando prioridad al peatón?

Donostia debe ser una ciudad mucho más amable, limpia y accesible para todas las personas, y de estos cierres, y de estas afecciones deben de salir oportunidades, fomentar el uso de transporte público y coordinar entre el Ayuntamiento de Donostia, la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Gobierno Vasco una red de aparcamientos disuasorios conectados con la ciudad. Las estaciones de tren del territorio guipuzcoano o el propio parking de Aritzeta deben estar al servicio de la ciudadanía y de la ciudad. Y para ello, tenemos que trabajar conjuntamente en interconectar el transporte público de nuestra ciudad, y de nuestro territorio, la construcción del intercambiador en Riberas de Loiola es indispensable.

Se puede construir una ciudad más habitable, con calles vivas y comercio vivo. Calles más seguras y menos contaminadas, son oportunidades que no se pueden perder. Y sería un error no contar con la ciudadanía, la participación a la hora de la construcción de esta nueva Donostia es necesaria la participación, de las personas y agentes implicados.

Articles
Raúl Zibechi
05/04/2020
Paco Letamendia
05/04/2020
Irune López Carriba
05/04/2020
Mikel Noval
05/04/2020
Letters
Juan Cruz Lara
05/04/2020
Ariane Anton eta Unax Gonzalez
04/04/2020
Iker Argintxona eta Xabier Gamboa
04/04/2020
Iñigo Varona Gojeaskoetxea
03/04/2020
Latest posts
Koldo Campos
04/04/2020
Andoni Lubaki
02/04/2020
Andoni Lubaki
02/04/2020
Andoni Lubaki
01/04/2020