Las vergüenzas democráticas
Manu Ballesteros
25/06/2019

Los «valores democráticos», de las noticias falsas, las difamaciones, las cloacas del Estado, las mentiras y el juego sucio (lo que las personas decentes llaman «Las vergüenzas democráticas») que le llevaron a Rajoy a la mayoría absoluta con un tercio del electorado, han hecho que ese mismo porcentaje se repita con el trifachito en la actualidad.

Lo que demuestra que la fidelidad conservadora o muy conservadora es igual o similar a la disciplinada militancia de los que votan regionalismo, nacionalismo o independentismo.

Por eso, para combatir esos repugnantes y mal llamados «valores», y para ello hay que incidir sobre el tercio del electorado (aproximadamente) que no vota por pasividad, y hacer que se movilicen por activa o por pasiva, haciendo el voto obligatorio, para que dejen de ocultarse y ampararse en la nebulosa abstencionistas y hacerles sentir culpables ya que su pasivo abstencionismo oxigena a la extrema derecha y a lo peor de la sociedad.

 

Articles
José María Pérez Bustero
21/11/2019
Isidoro Berdie Bueno
21/11/2019
Josu Iraeta
21/11/2019
Jesusmaria Soubies Garate
20/11/2019
Letters
Joserra Beloki Zapirain - Donostia
20/11/2019
Javier Orcajada del Castillo
20/11/2019
Gerardo Hernández Zorroza
20/11/2019
Xabier Rodríguez y Nicolas Xamardo - Hernani
20/11/2019
Latest posts
Martin Garitano
21/11/2019
Martin Garitano
20/11/2019
Martin Garitano
19/11/2019