Josu Iker Zurro

Tontos o/e ineptos

En esta primavera donde parece ponerse de moda el llamar tontos hasta a los clientes que contribuyen en mantener un elevado «sueldo» del que califica a los consumidores de su energética empresa, mientras otros de su traje y corbata se ríen a mandíbula batiente, nos llega la conjunción del título que señalo al comienzo de esta carta.

La sucursal vascongada del socialismo español, la navarra da para otra misiva, parecía haber tocado techo tras décadas de insolvencia, por señalar solo a los últimos, tras el follower del Kursaal, el inefable Nicolás Redondo; tras el lehendakari del «trenecito» Pachi Dj. López; tras la inoperante y alta, muy alta, Idoia Mendía… llegamos al inclasificable Eneko Andueza, quien no contento con lanzar descalificativos y acusaciones a los partidos a la izquierda del PSOE, aunque estar a la izquierda del socialismo rosa no es ardua tarea, algunas contra Elkarrekin-Podemos y muchas contra su «obsesividad» EH Bildu. Ahora, en su afán de darse a conocer más allá de las »casas del pueblo» arremete contra el partido que da abrigo a los suyos, cediéndoles áreas de poder, más testimoniales que reales, y al amparo del cual parecen sentirse tan cómodos los de la rosa, ya sin puño.

El señor Andueza parece querer resumir en su persona a todos sus antecesores, mientras espera obtener también para él un sillón confortable en la mesa del consejo de gobierno de Ajuria Enea.

Estos mimbres de la llamada social-democracia no dan para elaborar cesta alguna, basta como ejemplo observar los resultados electorales en Francia.

Search