Aviron se desmelena en la segunda parte y consigue el billete para la final por el ascenso

Los de Baiona perdían 27-9 al descanso, peor un parcial de 7-29 a la vuelta de los vestuarios les ha dado el billete para pelear por el retorno a la máxima categoría el domingo que viene en Pau (34-38).

Imanol INTZIARTE|18/05/2019 20:42
Baiona
La distancia no ha sido obstáculo para la fiel afición del Aviron, que tiene otra cita el domingo que viene en la cercana Pau. (@rugbyprod2)

Locura de partido en el Charles Mathon de Oyonnax, donde el Aviron ha dado la vuelta a un marcador muy adverso para colarse en la final del ProD2.

Ese partido se disputará el próximo domingo a las 14.00 en Pau, terreno neutral, ya que el rival saldrá del duelo que juegan mañana Brive y Vannes. El ganador subirá directamente al Top 14, mientras que el perdedor tendrá una última bala frente al penúltimo de la máxima categoría, Grenoble.

La eliminatoria de semifinales ha sido espectacular, sobre todo tras una primera media hora de desgaste, con los puntos llegando solo a base de patadas (6-9).

La recta final de la primera parte ha dejado al Aviron contra las cuerdas. Tres ensayos consecutivos antes del descanso ponían el billete a la final muy cuesta arriba, había que ser muy optimista para creer (27-9).

Superioridad numérica

Muy pronto los locales han visto una amarilla. Aviron ha aprovechado esa superioridad de diez minutos para firmar su primer ensayo, obra de Latu Latunipulu (27-16, 49’).  

El equipo de Baiona se ha venido arriba, ha seguido apretando, y en el 59 ha vuelto a anotar bajo palos, aunque Ordas ha marrado la transformación (27-21).

Y tanto que había partido. El campo estaba ya totalmente inclinado hacía un lado, Oyonnax veía otra amarilla, y Busto Moyano y Tedder certificaban la remontada con un golpe de castigo y otros dos ensayos transformados (27-38, 73’).

Restaban siete minutos y todo parecía hecho, pero los locales no habían dicho su última palabra, y dos minutos más tarde se ponían a cuatro puntos (34-38, 75’). Tocaba apretar los dientes y sufrir para aguantar la última carga de los rojinegros. Épica victoria del conjunto labortano, al que solo le falta subir un peldaño para retornar a la élite.