Las vascas que trabajan fuera están 5,1 horas con sus hijos; los hombres, 3,3

La población ocupada en la CAV dedica al cuidado de sus hijos menores una media diaria de 4,2 horas, pero con una diferencia sustancial: en el caso de las mujeres son 5,1, lo que supone casi dos más que los hombres (3,3)

NAIZ|03/07/2019 15:30
Ninos
La dedicación a los hijos de hombres y mujeres siguen siendo muy desequilibrada. (Idoia ZABALETA | FOKU)

La población ocupada en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa pasa cuidando a sus hijos menores una media diaria de 4,2 horas, que en el caso de las madres trabajadoras sube hasta las 5,1 horas, dos por encima del tiempo que destinan los padres (3,3 horas) a esta labor.

Estos datos se recogen en el informe «La realidad de la infancia y la adolescencia vasca en cifras», elaborado por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno de Gasteiz, al que ha tenido acceso Efe, en el que con datos relativos a 2018 se abordan distintas cuestiones que afectan a la población vasca menor de 18 años, que en un 11,8% reside en familias monoparentales.

El informe revela que un 28% de la población ocupada declara tener un alto grado de dificultad para conciliar la vida laboral y familiar en relación con el cuidado de hijos. De media, las madres y los padres trabajadores dedican a este fin 4,2 horas diarias (5,1 en el caso de las mujeres y 3,3 en el caso de los hombres), indicador que ha crecido ya que en 2017 era de 4 horas y en 2013 de 3,7.

Un 64% de los progenitores afirma jugar con sus hijos todos o casi todos los días y un 85% declara charlar e intercambiar impresiones con ellos todos o casi todos los días. Un 58,3% de los niños menores de 15 años no son cuidados por ninguno de sus progenitores durante la jornada laboral de estos fuera del horario escolar, y quedan a cargo en un 40% de los casos de familiares o de cuidadores no remunerados.

Salud infantil y desigualdad

En el ámbito de la salud, la tasa de mortalidad infantil vasca es de 2,47 por cada mil nacimientos (2,66 el año anterior), por debajo de la estatal (2,64‰) y la europea (4,1‰). Un 13,4% de la población menor padece algún problema de salud crónico (un 10,5% de las chicas y un 16,2% de los chicos).

En las familias con un nivel socioeconómico bajo el porcentaje alcanza el 17,5% mientras que en las de nivel alto se queda en el 11,4%. Un 0,15% de menores de 14 años padecen trastornos de salud mental y algo más de un 1,5% tiene alguna diversidad funcional.

Un 11,1% de la población de entre 2 y 17 años presenta obesidad, (un 9,42% entre las chicas y un 12,8 % entre los chicos), porcentaje que alcanza el 24,69% si se incluye el sobrepeso. Hace 6 años el porcentaje de niños y adolescentes obsesos era del 6,97% y once años antes del 5,14%.

En lo que se refiere al bienestar material, el estudio señala que el 10,5% de la población menor de 15 años vivía en hogares que no pueden cubrir algunas necesidades y en el 16,7% no había ingresos suficientes para mantener el nivel mínimo de bienestar y comodidad esperados.