El decreto del IMV fijará hoy cuánto acabarán ahorrando Lakua e Iruñea

El Consejo de Ministros aprobará hoy el Real Decreto que creará el Ingreso Mínimo Vital y fijará sus términos. Los gobiernos de Iruñea y Lakua esperan a conocer estas concreciones para saber cuánto acabarán ahorrando en sus rentas de garantías, pues lo que pague el Ejecutivo de Madrid lo descontarán aquí de sus propias aportaciones.

Juanjo BASTERRA-Iñaki IRIONDO|GARA
0529_eg_lanbide

OTROS USOS


El acuerdo del Gobierno español y el PNV libera a las arcas vascas del pago de decenas de millones de euros y abre la posibilidad de incrementar estas rentas o derivarlas a otros usos sociales.

INCREMENTO


La crisis por la pandemia del covid-19 ya ha provocado en Hego Euskal Herria un sensible incremento de la demanda de estas ayudas sociales, que se prevé que en los próximos meses vaya profundizándose.

El Consejo de Ministros aprobará hoy el Decreto Ley de creación del Ingreso Mínimo Vital y concretará los requisitos para tener derecho a él, a qué tipo de necesidades hará frente y con qué cuantías. Toda vez que el acuerdo del PNV, el Ejecutivo navarro y el Gobierno de Pedro Sánchez fija la transferencia de este pago a las administraciones de Iruñea y Lakua, a partir de ese momento se podrá saber cuánto se ahorrarán la CAV y Nafarroa en el pago de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y la Renta Garantizada.

El principio general es que los perceptores de estas rentas en Hego Euskal Herria no perderán dinero. Es decir, las dos comunidades vascas seguirán pagando lo mismo, pero descontarán por vía del Cupo lo que de ese pago corresponda al Gobierno español. Tomando el ejemplo más básico, la RGI para una única persona en la CAV es de 693,7 euros, y en Nafarroa de 623,23. Según los datos conocidos hasta ahora, el Ingreso Mínimo Vital en estos casos sería de 462 euros. Esto supone que en estos casos, de lo que Lakua e Iruñea aporten a una persona que tenga derecho al IMV recuperarán en los ajustes del Cupo la cantidad de 462 euros, menos el 6,24% en el caso de la CAV y el 1,6% en el caso navarro.

Cientos de millones

Según las liquidaciones presupuestarias presentadas hasta el momento por los gobiernos autonómico y foral, el ahorro en los próximos años será de cientos de millones de euros.

En lo referente a la CAV, hasta el 30 de abril se comunican «obligaciones reconocidas» por 124 millones de euros en el pago de la Renta de Garantía de Ingresos, y de 25,2 millones en la prestación complementaria de vivienda. A esto hay que sumar los 4,1 millones de gastos de personal y de funcionamiento, de los que también Madrid tendrá que pagar una pequeña parte.

En el caso navarro, los gastos reconocidos a fecha de 31 de marzo de este año, son de 30,15 millones de euros.

A la espera de cómo evolucionen las solicitudes de ayuda de estas rentas en Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa, no se prevé en ningún caso un desembolso menor de 581 millones en este 2020 y probablemente se incrementará con mayores peticiones.

Con los números que se conocen, los gobiernos de Lakua e Iruñea podrán recuperar vía Cupo, en líneas generales, aproximadamente dos tercios de lo que ofrezcan a las personas que tengan derecho al cobro del Salario Mínimo Vital.

Lejos del Salario Mínimo

En un principio, la Renta de Garantía de Ingresos de la CAV y la Renta Garantizada navarra estaban unidas al Salario Mínimo Profesional, pero con los años fueron apartándose de ese índice y también se alejan del umbral de pobreza.

En realidad, la cantidad de la RGI en la CAV debería ser mayor simplemente si se cumpliera la ley de 2008. Desde la etapa de lehendakari de Patxi López ha sufrido potentes recortes, ya que se redujo un 7% anual con el argumento de los ajustes por la crisis, con lo que la pérdida acumulada se encuentra a estas alturas en torno al 26%.

Además, según esa ley, la RGI se tendría que corresponder con el 85% del Salario Mínimo Interprofesional, pero continúa quedando lejos de ese baremo, porque las reformas estatales se han encargado de introducir cláusulas que excluyen de las subidas implementadas su uso para el cálculo de este tipo de retribuciones.

Más demanda por el Covid-19

La crisis por la pandemia del covid-19 ya ha provocado en Hego Euskal Herria un incremento de la demanda de estas ayudas sociales. En Nafarroa se estima que mil familias más requerirán la renta garantizada, por lo que el Gobierno foral ha destinado 14,2 millones para cubrir las necesidades de quienes podrían estar en situación de exclusión social o pobreza.

En la CAV, los demandantes de la Renta de Garantía de Ingresos en abril se incrementaron en 931 personas desde inicio de año, hasta llegar a los 53.274 perceptores. 10.026 de estas personas reciben complementos a sus ingresos por el trabajo en el que están contratadas. Son trabajadores pobres; más del dos tercios, mujeres (6.800).

En el caso de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa destaca –como recoge la Encuesta de Pobreza y Desigualdades de Lakua– que hay otras 60.000 personas en la pobreza y la exclusión que no perciben la RGI.

 

Un ingreso mínimo puesto en marcha hace décadas

Tras la reconversión industrial, en 1989 se instauró el Ingreso Mínimo Familiar por el fuerte incremento de «la pobreza en un país rico como Euskadi». La cuantía máxima equivalía a 200 euros por unidad familiar. Hubo 5.218 peticiones.

En 1999 la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria movilizó a la sociedad vasca y el 27 de diciembre de 2000 vio la luz la Renta Básica en la CAV, que se reformó en 2007.

En 2008 llegó la Ley para la Garantía de Ingresos y para la Inclusión Social, promovida por EA dentro de un gobierno tripartito junto a PNV y EB.

En 2011, durante el mandato de Patxi López. se reformó de la mano del PP. La principal expresión de esta reformulación fue el traspaso de la gestión a Lanbide. Además, generó mucho desconcierto y comenzaron las trabas para acceder a la RGI. Asimismo, desde 2012, las cuantías se redujeron un 7%.

En Nafarroa el proceso para establecer la Renta Básica comenzó en 1999, cuya cuantía sería del 80% del SMI gracias a la movilización social de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria.

La ley se modificó en 2008 para fijar la cuantía de la Renta Básica en el 100% del SMI a partir de 2010. Pero todo cambió en 2012, con Yolanda Barcia al frente de un gobierno de coalición, cuando una consejería del PSN impulsó un tremendo recorte y se eliminó la referencia al SMI.

Hubo después otros cambios significativos en 2013 y en 2015, entre otras cosas al rebajarse el requisito de edad a 18 años. Finalmente ha llegado la actual Renta Garantizada, que vuelve a dejar fuera al SMI y mantiene dificultades al acceso que han sido denunciadas.Juanjo BASTERRA

 

Otegi califica el acuerdo de «positivo»

Arnaldo Otegi se mostró ayer convencido de que el acuerdo entre el PNV y el Gobierno de Sánchez para la gestión de Ingreso Mínimo Vital es «positivo», pero resulta «limitado» porque «forma parte del traspaso de la Seguridad Social».

Entrevistado en Radio Euskadi, el coordinador general de EH Bildu ha comentado que recientemente el lehendakari Carlos Garaikoetxea le recordó que tras las elecciones de 1986, a las que concurrió con EA, durante las conversaciones de investidura, PSE y EE le ofrecieron ser lehendakari, y él puso como condición la transferencia íntegra de la Seguridad Social. El PSE acabó invistiendo al candidato jeltzale José Antonio Ardanza, e inaugurando los gobiernos de coalición entre ambos partidos.GARA

NOTICIAS RELACIONADAS

 

NAIZ KONTZERTUAK
Loading player...


Bederatzi talde, bost Euskal Herriko areto... Denboraldi honetako NAIZ Kontzertuen unerik onenak.