3 comentarios

Uno de los prisioneros afirma que fue torturado y reivindica los derechos del pueblo saharaui

Loading player...

(Vídeo: Concentración en apoyo a los presos políticos de #GdeimIzik desde Aaiun ocupada, difundido por Hassanna Aalia en Twitter)

Se ha reanudo el juicio a los presos del campamento de Gdiem Izik, tras ser aplazado el miércoles de la semana pasada. Desde el interior de la sala, el corresponsal de Equipe Media nos informa.

El acusado Houssein Zaoui, quien reafirmó su inocencia y la condición de preso político, se negó a responder a cualquier pregunta. Tras relatar el juez las acusaciones en su contra, el Fiscal le preguntó si tenía una Jaima en el campamento de Gdiem Izik. El acusado, antes de responder, pidió que se le permitiese mostrar las marcas de tortura y relatar su sufrimiento. «¡Fui torturado durante días, violado, golpeado, me arrancaron las uñas de los pies y las manos, me rompieron el brazo y estuve días sin comer ni beber! Me llevaron en una manta hasta el sitio donde me obligaron a firmar con una impresión digital. … ¡No sé el contenido de ninguna declaración o confesión, nadie me lee nada o informado de mis derechos! ¡La riqueza de Marruecos proviene del saqueo de los recursos naturales del Sahara occidental! … me detuvieron el Aaiún en el Sahara occidental» al mismo tiempo se hizo eco de las consignas nacionalistas saharauis; como «no hay otra alternativa que la autodeterminación». A su vez reveló al Tribunal los efectos de aquellos tratos inhumanos, mostrando las secuelas que quedaron en su cuerpo, también comentó que exigió atención médica, atención que nunca llegó.

Houssein Zaoui afirmó que los medios de comunicación marroquíes han incitado a la opinión pública para construir una opinión contraria a ellos antes del juicio. Recordó que también ha pedido que se presente ante el Tribunal la visión de la comisión que estuvo en las negociaciones durante el campamento de Gdiem Izik. Zaoui denunció los nombres de todos los torturadores que fue capaz de identificar. Y dijo: «¡Me hacen preguntas sobre las negociaciones antes de su desmantelamiento de Gdiem Izik! ¿Por qué no permiten el testimonio de los diputados y personas del gobierno que estaban negociando con nosotros? ¿Por qué no los traen ante este tribunal?» El acusado pidió que se presenten todas las partes que han negociado con ellos, y añadió que se le pidió que abandonase el campamento y las reivindicaciones de los saharauis, el acusado se niega en ese momento a esta solicitud por parte del ocupante marroquí. Zaoui contó que fue un campamento pacífico que reivindicó los derechos legítimos del pueblo saharaui, que la Jaima es un símbolo de resistencia, lucha y unión del pueblo saharaui. También afirmó que en el día del ataque, el cual fue inesperado y concluyó con el desmantelamiento del campamento de Gdiem Izik, Marruecos estaba negociando con el Frente Polisario en las Naciones Unidas en Nueva York.

Agregó, además, que la organización del campamento de Gdiem Izik fue un honor dentro de la militancia saharaui, mostrando así la resistencia sobre el ocupante marroquí.

Hace responsable al Estado de Marruecos de la detención, muertes, desaparición y de todas las violaciones a los derechos humanos que se cometieron no solo en el campamento de Gdiem Izik, sino también las que viven los saharauis desde que comenzó la ocupación marroquí.

A su vez, Zaoui relató que en el momento de su detención no sufría de ninguna enfermedad, cosa que no es así al día de hoy, ya que sufre de algunas de ellas.

Durante el campamento, el acusado estaba allí con su familia para reivindicar que la explotación de los recursos naturales corresponde a los saharauis y no al ocupante marroquí.

También afirmó que viajó a España en una patera en busca de trabajo, y que asegura que tres mil saharauis murieron en el mar, en busca de mejores condiciones de vida. Denunció que se debe a las condiciones impuestas por la monarquía marroquí que no permite trabajar a los saharauis ni posibilita que ellos mismos exploten sus recursos naturales.

/
últimos posts