0 comentarios

Como en casa

Si pasar el Adour supuso encontrarnos en casa, dormir en casa ha sido algo más que limpieza e higiene. La visita a Ion, la tarde que pasamos con Lander, dormir en una cama o comernos un pintxo en Donosti han sido una inyección moral en toda regla.

Y es que de Hendaia fuimos hasta Donosti, dormir en Orio y al día siguiente hasta Zerain, atravesando pueblos como Hernani, Andoain, Alegia, Tolosa o Beasain. Y es que aquí no sólo había ´boulñangeries´ sino también bares y supermercados. Zerain nos recibió además, en plena fiestas; un poco de alegría tras días de madrugones y noches en el duro suelo.

De Zerain, hasta Araia por Otzaurre -en compañía de una pareja bien maja de Ondarru y Arrasate-. Una distancia corta pero intensa y una jornada diferente ya que en Araia era día de feria. Qué voy a decir del recibimiento o de la comida que prepararon Leire y Txarli, chapeau! O de Nagore, que enseguida dispuso el sofá cama de su casa para pasar la noche. Mila esker guztioi!

!

Tras el paso por Araia, el grupo tampoco ha dejado de crecer. Al intrépido Txus, se sumaron Jon Txiki y Nando pero, llegar a Gasteiz en fin de semana ha supuesto, también, que este viaje tenga, al menos, una larga noche. Es cierto que esa larga noche ha trastocado, un poco, el ritmo del viaje pero, tampoco es menos cierto que tras cruzar Araba, ha venido La Rioja y, ahora, por fín, Burgos.

Aventuras, encuentros y casualidades. Otra para apuntar, me he quedado sin dinero líquido y me ha tocado... inventar! Solucionado en cualquier caso. 

 

/