13/07/2018

Vindicación feminista de una autora gótica
M.I.
0713_mary

En Arabia Saudí no había cines, ni se rodaban películas, por lo que fue la realizadora pionera Haifaa Al-Mansour la que cambió el curso de la historia con “La bicicleta verde” (2012), que además sirvió para iniciar una apertura en el país con una serie de medidas para la incorporación de la mujer a la vida social. En su paso al cine occidental, Al-Mansour debuta con “Mary Shelley”, un biopic que reivindica desde la perspectiva feminista la trascendente figura de esta autora gótica.

La película solo coincide con otras aproximaciones tangenciales a la creadora de “Frankenstein o el moderno Prometeo”, novela publicada en 1818, en la recreación de las veladas literarias en el enclave suizo de Villa Diodati dos años antes, ya presentes en “Gothic” (1986) de Ken Russell y “Remando al viento” (1988) de Gonzálo Suárez. Por lo demás se centra en los obstáculos que tuvo que superar, siendo menor de edad, para llevar una existencia libre. Y, sobre todo, en la influencia que esta joven prodigio tuvo de su madre Mary Wollstonecraft, fallecida en 1797, y que dejó como legado de su obra el influyente texto histórico de “Vindicación de los derechos de la mujer”.