06/09/2018

Reportaje
 
BELATZ: «ME FASCINA IMAGINAR Y CREAR MUNDOS MEDIANTE UN LÁPIZ»

Nacido en Iruñea en 1974, el artista Mikel Santos, Belatz, se encuentra en la actualidad en plena promoción de su última obra, el cómic basado en las vida y acciones del anarquista navarro Lucio Urtubia, «Gerezi Garaiak-El tesoro de Lucio», de la editorial Txalaparta.

Koldo LANDALUZE
0906_p030_02

Mikel Santos, “Belatz”, figura en el listado de artistas vascos que han adquirido gran relevancia en ese universo singular y en constante expasión llamado cómic e ilustración. Entre su variada y extensa obra figuran campañas como la que realizó en 2005 para el ayuntamiento de Iruñea –“Iruña zu zeu gu geu”–, las ilustraciones para el libro de Tim Burton “Nightmare before Christmas”, el personaje Leo que creó para la página “Lee y gana” del “Diario de Navarra” y que le valió un premio de la Asociación Mundial de Periódicos –WAN– y más recientemente el cómic “Gerezi Garaiak-El tesoro de Lucio” publicado por Txalaparta.

En relación a sus primeros recuerdos en torno al lápiz y el papel, Belatz señala que supone que esta relación es muy similar a la que han vivido muchos artistas. «Siendo un chaval recuerdo que sentía la necesidad de dibujar a todas horas. Cualquier excusa era válida para coger un lápiz y colocarme ante un papel en blanco y supongo que, como a muchos compañeros de profesión, esa necesidad casi obsesiva provocó que muchos profesores nos echaran la bronca por dibujar en los libros de texto o en los deberes».

De esta forma, esta etapa de descubrimiento, se transforma casi de manera involuntaria en un periodo de aprendizaje que encontrará en los cómics su principal fuente inspiradora a la hora de concretar sus intenciones creativas. En palabras del autor navarro «mis primeros referentes fueron los cómics o los libros ilustrados. Observas los trazos y sientes la tentación de intentar plasmar lo mismo que has visto y que te ha gustado. Un buen día, sientes que ya eres capaz de hacerlo por tu cuenta y te fijas, por ejemplo, en las orejas que dibuja Ibáñez para amoldarlas a las de tus personajes y con el paso del tiempo te sientes capaz de perfilar esas orejas mediante tu propio estilo, un estilo que siempre continúa evolucionando. El paso definitivo es cuando surge esa especie de necesidad urgente de dibujar tu propia obra y enseñarla a tus amistades. El cómic te da unas posibilidades inmensas, te permite crear mundos propios habitados por personajes a los cuales tú otorgas su propio sentido dentro de una historia. Todavía hoy me sigue maravillando esa sensación de enfrentarte a un papel en blanco y descubrir progresivamente cómo va adquiriendo forma y sentido algo que primero habitó en tu imaginación».

Dicho proceso derivó hacia un punto determinante, cuando el hobby se transforma en profesión, un capítulo que Belatz recuerda como «algo que surgió de forma casi involuntaria, cuando un amigo me convenció para que dibujara una tira para un periódico de economía. Ese fue mi primer contacto con el mundo profesional. Por aquellos días tambien participaba en el “TMEO” y pensé que, para evitar cualquier tipo de compromiso con el periódico debido a la temática de los trabajos que yo hacía para “TMEO”, lo mejor era inventarse un apodo. Mientras firmaba mis trabajos profesionales como Mikel Santos, mi lado “Mr. Hyde” lo hacía como Belatz en “TMEO”».

En este nuevo escenario realiza exposiciones, camisetas, logotipos de empresas, dobles páginas de humor en diarios, calendarios, portadas de periódicos, talleres de cómic, imágenes de marca, folletos informativos, dípticos, trípticos, juegos de mesa, caricaturas y retratos por encargo y formó parte como dibujante de la conocida “Fábrica de dibujos” Kukuxumusu.

En mitad de esta ruta, Belatz vivió un episodio singular que pasa por ser uno de sus momentos profesionales más edificantes «hace cuatro años la Asociación Tiza organizó un taller llamado “Viñetas en libertad”, destinado a los reclusos de la cárcel de Iruñea. Cuando me propusieron que impartiera estos cursos lo primero que me asaltó fue «pero dónde te estás metiendo», una lectura cargada de prejuicios que se diluyó rápidamente en cuanto estuve en contacto directo con ello. Es una de esas experiencias que te marca para siempre porque descubres que para ellos, que apenas habían tenido contacto alguno con el cómic, encontraron en este medio una forma de plasmar sus inquietudes e imaginación. La temática de sus trabajos variaba pero en las mayoría de ellos surgía la idea común de la libertad en sus más diversas formas».

Tim Burton y Lucio

Dentro de su extensa obra, Belatz revela lo que supuso para él afrontar uno de los principales puntos de inflexión que ha vivido a lo largo de su trayectoria, las ilustraciones que creó para el libro “Nightmare before Christmas”, de Tim Burton, «no fue la primera vez que había trabajado para la editorial Penguin –afirma Belatz–, con anterioridad ya había realizado para ellos las ilustraciones del libro “The Dream and other stories”. Mi relación con la editoiral británica es mediante la empresa madrileña AC Estudio Editorial e inicialmente supuso una gran sorpresa que se hubieran fijado en mi obra, ya que trabajan con ilustradores italianos, estadounidenses y argentinos. La sorpresa se tornó en reto porque tenía muy presente el fascinante largometraje de Tim Burton “Pesadilla antes de navidad” en el que se basa el libro. El proceso fue bastante largo, primero enviaba mis ilustraciones a Madrid y ellos los enviaban a Gran Bretaña y estos, a su vez, lo reenviaban a Disney París. La última etapa de esta ruta era el propio Tim Burton, quien debía dar el visto bueno al trabajo. Nunca tuve la fortuna de hablar con Burton, pero sientes una gran satisfacción cuando alguien como él da por valido lo que tú has hecho».

El segundo punto de inflexión en su carrera es mucho más reciente, “Gerezi Garaiak-El tesoro de Lucio”. Una novela gráfica publicada por Txalaparta que Belatz considera como «por el momento, mi obra cumbre». Los motivos que le llevan a afirmar esto se resumen en que «al contrario de “Pesadilla antes de navidad”, los dibujos no tienen como referencia a lo hecho por otra persona, son exclusivamente imaginados por mí. Ni siquiera he querido contar con la ayuda de Javier Gómez -que se encargó de colorear el libro de Burton- en la utilización de los grises que ilustran el cómic. Afronté “Gerezi Garaiak-El tesoro de Lucio” como algo muy personal. Sentía mucho respeto por la figura de Lucio, de quien partió la idea original de hacer un libro sobre él con “dibujicos”, y ello me obligaba a invertir un gran esfuerzo personal». La gestación de la obra se prolongó durante dos años «el primero –añade– lo invertí en documentarme. Resulta muy díficil abordar una figura como la de Lucio Urtubia ya que hay mucho material escrito sobre él y está el excelente largometraje documental. En mis constantes reuniones con él quería incidir en los aspectos más personales, aquellos que se alejan un poco de la figura del anarquista que puso en jaque a las autoridades y al todopoderoso First National City Bank. En esta aventura descubres los anhelos de alguien que siempre tuvo presente en su memoria a Cascante». En cuanto al apartado técnico, Belatz señala entre sonrisas que «es una gozada dibujar a personajes que, como en el caso de Lucio, tienes unos rasgos muy definidos. También incidí mucho en la fuerte personalidad que emana de su presencia pero, sobre todo, quise abrir una ventana a esos anhelos que sentía él a kilómetros de distancia de su Cascante natal».

En cuanto a la recepción que está teniendo esta obra, Belatz afirma sentirse «muy contento». Su andadura todavía es muy inicial y el que se haya publicado en euskara, catalán, galego y castellano ayuda mucho en su difusión. Muchos lectores también han mostrado su sorpresa porque desconocían las vivencias de Lucio».

 

AUTORES VASCOS: DE LA PROLIFERACIÓN DEL FANZINE AL GÉNERO DE LA NOVELA GRÁFICA

Mikel Santos, Belatz, señala que entre los motivos principales que han hecho de Euskal Herria una cantera de profesionales de la ilustración y el cómic figura «la proliferación de fanzines que surgieron en los 80-90. La realidad política y social incuestionable que se vivió en aquellos años marcó las pautas de muchos dibujantes y posibilitó, sobre todo en Nafarroa, el nacimiento de referentes como “Naparheid” y “TMEO”. El lector infantil también contaba con la referencial ‘Ipurbeltz’». En relación al mercado actual, el autor navarro afirma que «la irrupción de editoriales como ‘Astiberri’, o la apuesta realizada por Txalaparta, han revelado la gran importancia adquirida en los últimos tiempos por la denominada ‘novela gráfica’, un formato que ha abierto nuevas vías creativas que han dado como resultado que muchos lectores hayan redescubierto el placer de leer mediante palabra e ilustración».K.L.