10/08/2019

Se agrava el estado de salud de Josu Urrutikoetxea por negligencias médicas

Etxerat revela una serie de negligencias médicas que, sumadas a las decisiones judiciales, hacen que el estado de salud de Josu Urrutikoetxea. Apela a la «cordura» y reclama su puesta en libertad, tal y como determinó el Tribunal de Apelación de París en el mes de junio.

GARA|BILBO
0810_eh_ugao

Intervención quirúrgica suspendida dos veces, una infección provocada probablemente como consecuencia de ello, pérdida de un informe médico que ha tenido que ser reelaborado… Etxerat difundió ayer varias negligencias que complican la situación de Josu Urrutikoetxea y que se suman a la fuente principal del problema: la decisión de mantenerlo encarcelado pese a que el Tribunal de Apelación de París determinó el 19 de junio que debía quedar libre.

Etxerat recordó que en mayo el médico que había atendido a Urrutikoetxea trasladó al procurador que debía ser operado en un plazo no superior a 30 días. De hecho, su estado de salud fue el centro del debate cuando fue enviado ante el juez de libertades el día 17 de ese mes. Y el magistrado estableció que debía ser intervenido para que «su estado pudiera ser compatible con su encarcelamiento».

Sin embargo, transcurridos casi tres meses no solo sigue a la espera de intervención, sino que ha habido otras negligencias.

En primer lugar, la intervención quirúrgica necesaria se ha suspendido dos veces. El 15 de julio fue alegando a «razones de seguridad». Y el 29 del mismo mes, apuntó Etxerat, «por un error de la administración penitenciaria, ya que los servicios médicos de La Santé no habían gestionado adecuadamente el protocolo y no se le había administrado el tratamiento antibiótico previo».

Como derivada, en el análisis realizado al llegar al hospital, señaló Etxerat, los médicos le detectaron una nueva infección, que puede tener su origen en la sonda urinaria que tiene colocada tras su detención el 16 de mayo a la espera de la intervención quirúrgica que no llega.

Otra negligencia es la desaparición de su informe médico desde que compareciera por primera vez en el Juzgado de Bonneville hasta el posterior traslado al Juzgado de París. «Los servicios médicos de La Santé han requerido muchas semanas para comenzar a rehacerlo», detalló la asociación.

En tercer lugar, Urrutikoetxea permaneció varios días con fiebre hasta que el 3 de agosto fue llevado a la enfermería de la prisión. Aun así, tuvo que esperar al día 5 para recibir tratamiento antibiótico.

Tras detallar todo ello, Etxerat subrayó que «no hay ninguna justificación que avale el proceder de las autoridades penitenciarias y judiciales, una actuación que está poniendo en peligro, voluntaria y conscientemente, la vida de una persona que está bajo su custodia y responsabilidad, y que provoca sufrimiento físico y síquico tanto a él como a todo su entorno afectivo y familiar».

Etxerat hizo un llamamiento «a la cordura y la responsabilidad». Apeló a sumar esfuerzos contra esta vulneración de derechos. Y reclamó su liberación, «tal y como deliberó el Tribunal de Apelación de París el pasado 19 de junio, al objeto de que pueda ser atendido con garantías y dignidad en un entorno hospitalario».

MÁS VOCES


Bake Bidea, los artesanos de la paz, EH Bildu y EH Bai también se sumaron a la petición de libertad para que Urrutikoetxea pueda ser atendido.