15/08/2019

El PIB de la «locomotora» retrocede y se frena el de la eurozona

Era lo esperado pero eso no ha restado preocupación entre analistas y mercados. La economía de Alemania, la «locomotora europea», se contrajo en el segundo trimestre del año (-0,1%). Es un retroceso muy ligero, pero ha servido para construir titulares muy llamativos, como el que resaltaba que este dato «marca el fin de una década dorada».

GARA|FRANKFURT
0815_eko_merkel

La evolución del producto interior bruto (PIB) de Alemania retrocedió en el segundo trimestre del año (-0,1%) en relación a los tres meses precedentes. De este modo, la Oficina Federal de Estadística (Destatis) confirmó lo que habían adelantado todos los expertos: la principal economía de la eurozona ha sufrido un parón, después del repunte que registró en el primer trimestre (+0,4%) y de haber evitado por los pelos entrar en recesión oficialmente en la segunda mitad de 2018.

El dato publicado ayer «marca definitivamente el fin de una década de oro para la economía alemana», según comentó a AFP Carsten Brzeski, economista de ING Bank, que recordó que desde el final de la recesión de 2008-2009 había crecido de media un 0,5% cada trimestre.

«Inevitablemente, el debate sobre las medidas de estímulo fiscal se reavivará», añadió, aunque la canciller, Angela Merkel, rechazara ya el martes la idea de preparar un plan de recuperación a través de la deuda.

La demanda exterior

Los factores que han llevado a esta situación, que no solo afecta al país germano, son diversos y el principal debate gira en torno a si los que tienen mayor influencia son estructurales, y por tanto anuncian una recesión a mayor escala, o coyunturales. La Destatis indico que, de abril a junio, la economía alemana estuvo impulsada principalmente por la demanda interna, en particular por el consumo privado, el gasto público y las inversiones, con un ligero retroceso en el sector de la construcción.

Ha sido la demanda exterior, el motor tradicional de la industria alemana que marcha vacilante desde hace un año, el que ha ralentizado el crecimiento económico. «Las exportaciones han disminuido mucho más que las importaciones» en relación al trimestre precedente, señaló la Oficina de Estadística.

Las medidas proteccionistas decretadas por EEUU, en pleno conflicto comercial con China –pero también con la UE, Japón...–, así como el interminable culebrón del Brexit han frenado la demanda de bienes de equipo alemanes, como automóviles y máquinas herramienta.

Junto a Gran Bretaña

Dentro del club de los Veintiocho, Alemania se suma así a Gran Bretaña, cuya economía también se contrajo en el segundo trimestre (-0,2%). Y dentro de la eurozona pierde posiciones, relativamente, frente a Italia (0%) y el Estado francés (+0,2%). Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB alemán solo crecerá este año un 0,7%, tras haber aumentado un 2,2% en 2017 y un 1,4% en 2018.

El Gobierno de Merkel es más pesimista, ya que desde mediados de abril mantiene una previsión de crecimiento del 0,5% para este año, si bien prevé una reactivación del 1,5% en 2020.

Eurostat, por su parte, comunicó ayer que el PIB de la eurozona aumentó un 0,2% en el segundo trimestre del año con respecto al primero, por debajo del 0,4% registrado entre enero y marzo, debido en buena medida a la contracción de la economía alemana y el estancamiento de la italiana.

En el conjunto de la Unión, el PIB también se incrementó un 0,2%, inferior al 0,5% del trimestre precedente, según la oficina de estadística comunitaria.

Eurostat también publicó los datos de empleo del segundo trimestre, que reflejan que la creación de trabajo prosigue pero se está ralentizando.

 

Fuerte caída de la producción industrial en el mes de junio

La producción industrial en la zona euro registró una fuerte caída (-1,6%) en el mes de junio en relación al mes anterior, según los datos publicados ayer, un retroceso un poco más pronunciado del que habían previsto los analistas. En mayo, este indicador había progresado un 0,8% respecto al mes de abril, según precisó Eurostat, que corrigió ligeramente su primera estimación (0,9%).

En junio, comparando con mayo, retrocedieron todos los componentes del índice: la producción cayó un 2,8% para los bienes de consumo no duraderos; un 1,2% para los duraderos; un 4,0% para los bienes de equipo; un 0,9% para los bienes intermedios; y un 0,2% para energía.

En términos anuales, el retroceso registrado en junio ha sido todavía mayor (-2,6), cuando los analistas esperaban una disminución mucho menor (-1,5%). GARA

ALEMANIA


La economía alemana, al igual que la británica, se asoma a la recesión después de registrar un ligero retroceso (-0,1%) en el segundo trimestre del año. La eurozona todavía se mantiene en números positivos (+0,2%) pero el crecimiento se ha ralentizado o estancado en la mayoría de los Estados miembro.

EMPLEO


El debilitamiento del crecimiento económico también se reflejó en un menor incremento del empleo en el segundo trimestre, aunque tanto la eurozona como el conjunto de la UE alcanzaron máximos históricos en el número de personas ocupadas.