16/08/2019

Israel niega la entrada a dos congresistas demócratas como había pedido Trump

Israel confirmó oficialmente que no permitirá la entrada a las congresistas demócratas Ilhan Omar y Rashida Talib, que apoyan la campaña de boicot en respuesta a la ocupación palestina. El presidente Donald Trump dijo sobre ellas que «odian a Israel y a los judíos. Son una desgracia» y que recibirla sería «una «muestra de debilidad».

GARA|JERUSALÉN

Israel confirmó que no permitirá la entrada de la congresistas demócratas Ilhan Omar y Rashida Talib –cuyos padres son de origen palestino y su abuela vive en Cisjordania– por su apoyo a la campaña mundial de boicot para denunciar la ocupación palestina. «Se ha tomado una decisión, la decisión es de no permitirles la entrada», dijo la vicecanciller israelí, Tzipi Hotovely. El martes, el presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó que Israel mostraría una «gran debilidad» si permitiera la visita de ambas legisladoras. «Odian Israel y a todo el pueblo judío y no hay nada que se pueda hacer o decir para cambiar sus mentes. ¡Son una desgracia!», tuiteó ayer mismo Trump, antes de conocerse la decisión israelí.

El martes, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, se reunió con los ministros de Exteriores, Seguridad Interna, Interior y el abogado general del Estado, con quienes decidió vetarles la entrada, una posición que ha sido criticada por miembros de la oposición, que entienden que supone un enfrentamiento con el Partido Demócrata estadounidense.

El comunicado oficial israelí asegura que Israel «respeta al congreso de EEUU» pero al mismo tiempo considera «inconcebible» permitir la entrada al país a alguien que «quiere hacer daño a Israel».

«Acto de hostilidad»

La congresista Omar calificó al decisión como una «afrenta». El diputado de la coalición israelí Lista Conjunta Aiman Odeh denunció que «Israel siempre ha expulsado a los palestinos de su tierra» y les ha separado de sus compatriotas, «pero esta vez la palestina es una congresista de Estados Unidos que ni siquiera tuvo que aterrizar para desenmascarar la verdadera cara de la ocupación».

La OLP consideró el veto «un acto de hostilidad escandaloso contra el pueblo estadounidense y sus representantes y sienta un peligro precedente».