09/11/2019

Expertos de la ONU denuncian abusos de las fuerzas de seguridad en Chile

Expertos en derechos humanos de la ONU, que han recibido informes de abusos y torturas, denunciaron el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad chilenas.

GARA|SANTIAGO DE CHILE
1109_mun_chile

Un grupo de expertos de Naciones Unidas condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Chile durante la reciente ola de protestas y dijo confiar en que la investigación del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos contribuya a la rendición de cuentas.

«La violencia nunca puede ser la respuesta a las demandas sociales y políticas de las personas», advirtieron los relatores, que cifran en al menos 20 muertos y unos 1.600 heridos el balance de víctimas.

«El elevado número de heridos y la manera en la cual se han utilizado las armas no letales parece indicar que el uso de la fuerza fue excesivo y violó los requisitos de necesidad y proporcionalidad», criticaron estos expertos, designados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y que opinan de forma independiente a la organización. Además, expresaron su preocupación por los presuntos abusos perpetrados sobre niños o casos de posibles malos tratos y golpes que podrían incluso constituir torturas.

También «se han recibido informes de violencia sexual en contra de mujeres, hombres y adolescentes, incluyendo prácticas tales como desnudos forzados, tocamientos y violaciones durante la detención».

Los expertos rechazaron los actos de violencia cometidos por particulares y recordaron la obligación del Gobierno de Sebastián Piñera de proteger a la población de estas acciones, así como de respetar los derechos humanos.

Las protestas, que tratan de extenderse ahora a los barrios más ricos de la capital, se mantuvieron ayer en Chile, tras tres semanas de movilizaciones.

BALINES


La ONU exigió el cese inmediato del uso arbitrario e indiscriminado de balines y perdigones por parte de las fuerzas de seguridad chilenas, que considera una violación grave de los derechos humanos. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, de los 1.778 heridos hospitalizados, casi 200 padecen lesiones oculares por culpa de los balines y perdigones.