09/11/2019

Wang Bing: «Lo que se ve en mis películas es lo que hay»

Wang Bing acudió ayer a Bilbo a recoger su Premio Mikeldi. Es el primero de esta edición del Festival Zinebi. La obra del realizador chino se centra en documentar las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores más humildes. «A mí no me gusta el cine político», dijo.

GARA|bilbo
1109_kul_bing

Horas antes de recoger el galardón que le otorga el Festival Zinebi, el realizador chino Wang Bing explicó que su obra se centra en documentar las condiciones de vida y de trabajo de los operarios más humildes de complejos industriales decadentes, con jornadas laborales maratonianas; de los niños que crecen en medio de la pobreza y de los camioneros que arriesgan su vida para cruzar el país para trasladar las materias primas.

Bing, quien trabaja en solitario con su cámara digital, con lo que logra reducir los costes de sus producciones, reveló que se decantó por el cine de carácter social porque cuando estudio cine en la Escuela de Bellas Artes de Luxun y posteriormente en Pekin , «todo el cine que veía era de carácter ‘político’». «A mí no me gusta el cine político», precisó el director en su comparecencia ante los medios.

Memoria

Wang Bing se decantó también por el cine que rescata la memoria reciente del gigante asiático con una serie de documentales en los que recogió numerosos testimonios de los supervivientes de los campos de trabajos forzados instaurados por Mao Zendong tras el triunfo de la “Larga marcha”, la guerra civil en que se sumió el país al finalizar la segunda guerra mundial.

«Mis documentales –dijo– presentan la vida real de las personas sin cambiar nada de lo que hay. Lo que se presenta en mis películas es lo que hay, no hay artificios cinematográficos».

Al mismo tiempo, precisó que sus documentales «no tienen un objetivo específico» de denuncia social.

Aunque Wang Bing manifestó que al rodar solo o con amigos y grabar a familias humildes no ha tenido problemas con las autoridades políticas chinas y que «hasta el momento todo ha ido bien», admitió que sus películas y documentales encuentran «dificultades» para ser estrenadas por las pegas que pone el Gobierno.

El director de cine agradeció el premio que le ha concedido el Zinebi y se mostró sorprendido porque en Bilbo se conozca su obra y deseado que a los aficionados les guste su trabajo, del que se proyectarán los documentales “Xi Yang Tang” (Happy Valley), de 29 minutos; “L’argent du charbon” (Coal Money), de 52 minutos, y "Yizhi" (Traces), de 29 minutos.