12/11/2014

EDITORIALA
El momento de avanzar mirando a la sociedad

Tras el éxito de la consulta del pasado domingo en Catalunya, reconocido por los medios de comunicación de medio mundo y obviado por los españoles, que destacaron la «inutilidad» de que la ciudadanía se exprese en las urnas, la Fiscalía Superior de Catalunya prepara una querella de más que dudosa base jurídica contra Artur Mas y varios consejeros, lo que dejaría aun más en evidencia al Estado español. El president, por su parte, envió una carta a Mariano Rajoy, en la que le propone acordar un referéndum vinculante, y anunció que en los próximos días concretará una hoja de ruta que posiblemente contemple el adelanto de las elecciones como medio para llevar a cabo la consulta «definitiva».

El propio Mas reconoció su exigua confianza en una respuesta positiva del Gobierno español, y es que lo verdaderamente inútil es insistir en el acuerdo con quien por tal entiende imposición. En cuanto a la hoja de ruta, o las hojas de ruta, ya que también ERC está elaborando la suya, los partidos soberanistas han de tener en cuenta que sus desencuentros antes de la consulta pudieron suponer cierto factor de desactivación. Aun así -y con la consabida postura amenazante del Gobierno español, la suspensión del Tribunal Constitucional y el boicot de algunos partidos-, el resultado de la misma superó muy ampliamente las previsiones de los propios partidos, lo cual les obliga a llevar adelante de modo consensuado un proceso respaldado y exigido por la sociedad catalana.

Los catalanes y catalanas han respondido ejemplarmente en la calle y en las urnas, han demostrado al mundo que no solo están dispuestos, sino también capacitados para construir un futuro para su nación. Al mundo y a sus políticos. Ahora es el turno de estos, el momento de demostrar que están al nivel de su ciudadanía. No será fácil, pero no tienen que inventar ninguna fórmula mágica, les basta con seguir el dictado de su sociedad. Mirar a esta y no a sus respectivos partidos.