10/11/2017

La ONU acusa a Australia de tratar como «criminales» a los inmigrantes
GARA|SIDNEY

El Comité de Derechos Humanos de la ONU acusó a Australia de tratar a los inmigrantes y a los solicitantes de asilo como «criminales» y reprochó a la nación oceánica que ignore una y otra vez los llamamientos de este órgano para que enmiende su política migratoria. El Comité presentó su informe sobre el cumplimiento por parte de Australia del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, en el vuelve a criticar la política de Canberra de enviar a los inmigrantes y solicitantes de asilo que tratan de llegar a sus costas a centros de detención en las islas de Nauru y Manus, en Papúa Nueva Guinea, cuyo Tribunal Supremo declaró en 2016 ilegal el campo de Manus, obligando a Australia a anunciar su clausura para 2017.

La ONU ha denunciado en numerosas ocasiones las precarias condiciones en estos centros y el año pasado logró mediar un acuerdo para que el de Manus fuera cerrado y quienes sean reconocidos como refugiados puedan ser realojados en EEUU.

El pasado 31 de octubre se hizo efectiva esta clausura, pero la Administración de Donald Trump ha paralizado el acuerdo, firmado por su antecesor, Barack Obama.

Unos 600 solicitantes de asilo se niegan a abandonar el centro por miedo a represalias. La ONU ha advertido de que hay «una crisis humanitaria en ciernes». El primer ministro de Papúa Nueva Guinea, Peter O'Neill, advirtió el miércoles de que detendrá a quienes se nieguen a salir del centro.

Aseguró que «los lugares a los que serán trasladados tienen mejores instalaciones». O'Neill pidió a «refugiados y no refugiados que se comporten de manera pacífica». Cifró en 210 las personas a las que no se les ha reconocido este estatus.