El Eibar celebra su victoria más rotunda (0-2)

Los azulgranas han sido muy superiores al Betis aunque no han podido romper el partido hasta la segunda parte. Tras un gol anulado por fuera de juego de Inui, Muto y Burgos han marcado los dos goles de su equipo, antes de que Enrich fallara un penalti. [Estadísticas del partido]

Burgos celebra su gol, que colocaba el 0-2 en el marcador, seguido por sus compañeros. (Rafael T.R./LOF)
Burgos celebra su gol, que colocaba el 0-2 en el marcador, seguido por sus compañeros. (Rafael T.R./AGENCIA LOF)

Tercera victoria de la temporada para el Eibar y tercera que celebra lejos de Ipurua. Esta vez ante el Betis y con una superioridad como no se le había conocido esta temporada. Aunque los andaluces han generado inquietud en los primeros minutos, el equipo de José Luis Mendilibar no ha tardado en adueñarse del encuentro. Hasta el punto de que se ha permitido «regalar» un gol con el marcador todavía a cero y fallar un penalti en la recta final. Casi nada, tratándose del equipo menos goleador del campeonato.

Como había sucedido también en Zorrilla y el Sánchez Pizjuán, escenarios de sus otras dos victorias, el Eibar recuperó el dibujo con un delantero para saltar al verde del Villamarín. Con Kike en casa sancionado, fue Muto quien ejerció de referencia ofensiva. Es un decir, teniendo a Bryan Gil en el campo. Porque el jugador cedido por el Sevilla se confirma cada partido como el mayor acierto de la lista de refuerzos veraniegos. Une calidad y trabajo y el resultado es el futbolista más desequilibrante del equipo, una pesadilla para las defensas rivales, más aún cuando tienen las dudas que arrastra la bética.

Eso último lo ha tenido muy claro el Eibar, que ha aguantado con paciencia los primeros minutos de arreón local –y bien que ha podido lamentarlo porque Dmitrovic ha salvado una ocasión clarísima de Tello–, en los que sobre todo Álex Moreno se ha sentido demasiado cómodo, a la espera de poder inquietar a la zaga local, muy cuestionada y con razón. Efectivamente, en cuanto los armeros han pisado el área por primera vez, el partido ha cambiado por completo para quedar en sus manos. No es que el Betis ya no se acercara a Dmitrovic, que tampoco, es que tenía verdaderos problemas para sacar el balón de su área, por la presión visitante y por sus propios nervios.

En una de esas, a diez minutos del descanso, Pozo se ha hecho con un balón junto al área, que Diop ha centrado para que Bryan Gil cabeceara el 0-1 desde el segundo palo. El problema es que Inui no ha podido resisistirse a dar un último empujón al balón cuando todavía no había entrado. Y aunque en la sala VOR les ha costado un buen rato verlo, el japonés venía de fuera de juego, con lo que el gol no ha subido al marcador.

Por suerte, el Eibar no lo ha acusado. Ha seguido a lo suyo y la recompensa ha llegado nada más volver de vestuarios. A los tres minutos de la reanudación, Muto forzaba el córner tras una buena acción por la derecha y el propio delantero japonés aprovechaba el saque de esquina, botado por Bryan y peinado por Burgos, para marcar el 0-1 y celebrar de paso su primer gol con la camiseta azulgrana.

No han querido los hombres de Mendilibar dar a su rival la más mínima opción de volverse a meter en el partido y a los cinco minutos han anotado la sentencia. Esta vez con un penalti por derribo de Joel a Correa que ha transformado Burgos.

El partido ha seguido en manos del Eibar, que ha seguido buscando el gol con mucha más claridad que un rival totalmente perdido. Ha tenido ocasiones para ampliar su ventaja pero ninguna ha fructificado. Ni siquiera el penalti que decretaba el árbitro en el 86, por derribo de Bartra a Inui. Enrich, que llevaba diez minutos en el campo y hace casi doce meses que no marca, se la ha pedido a Burgos. Pero Joel ha adivinado su lanzamiento y lo ha detenido. Por suerte, no ha tenido repercusión en los puntos, que ya vuelan a Eibar con sus dueños.

El triunfo da a los armeros un margen de tres puntos sobre el descenso. El próximo lunes intentarán ampliarlo ante el Valencia. En Ipurua.