En nombre de la familia Robles-Arangiz
«Euskal kantagintza berria»

Labéguerie, al escuchar cantar a los Soroak dijo «Hau da nik nahi nuena; ziek zireste egiazko ‘sorro berria’».

03/06/2020

El motivo de este escrito es aclarar los errores cometidos en el primer libro “Euskal kantagintza berria”, de Pako Aristi, y que tampoco han sido corregidos en esta segunda edición. El libro lo considero bueno en general salvo dos errores u olvidos que no corresponden a la historia de los años del 58 al 63.

Aquí va un resumen que vale un documento de la historia vivida en persona por los hermanos Ugutz, Irkus e Iker Robles-Arangiz Bernaola: eran los años en los que Nemesio Etxaniz hacia su aportación a la nueva canción vasca y nosotros en 1952-1958, en la sede de Euskaltzaindia, Ribera nº 6, nos reuníamos en el grupo Txinpartak para hacer teatro, canto, baile, etc. y para los que sabíamos euskera ayudar a los que no lo sabían con el método del tolosarra Xabier Peña. Entre los erdeldunes estuvo como acaso el más conocido, un tal Gabriel Aresti. Iker Gallastegi, hijo de Elías (Gudari) recién llegado del exilio en Irlanda, hacia 1952 hizo algunas letras en euskera de canciones americanas, e Iñaki Amezua compuso la letra de “Ikusten” de la película “Shane”, la cual nos gusto tanto que empezamos a cantarla.

En aquellos años tres hermanos bailábamos, además, en el ballet Olaeta en donde coincidimos con Txabi y con su requinto de Alfredo Gil, cantante de Los Panchos. Allí se formo el cuarteto Soroak y empezamos a cantar en 1958.

Soportamos críticas como  «herejes», la guitarra española etc. así como varias denuncias que, gracias a la ayuda de Pio Lindegard, cónsul de Dinamarca, con el que emitíamos los domingos para los países nórdicos en seis idiomas, no pasaron a más.

Cantamos sobre todo en la radio durante casi tres años, hasta dos veces por semana. Nuestra sintonía era “Ikusten” en euskara, en directo, ya que las técnicas no eran las actuales.

En 1960 los hermanos Ugutz e Iker se tuvieron que refugiar en Iparralde y en Arboti, coincidieron con Michel Labéguerie el cual conocía a la familia desde los años 1945-47, ya que tocaba el txistu con su hermano «Jojo» y con nuestro difunto hermano Koldo.

Labéguerie, al escuchar cantar a los Soroak dijo «Hau da nik nahi nuena; ziek zireste egiazko ‘sorro berria’». (Esto era lo que yo quería, vosotros sois la verdadera hierba nueva).

En 1961 empezó a componer con guitarra lo que hasta entonces hacia en piano y, en 1962, su mujer vino hasta nuestra casa en Beskoitze para llevarse a los hermanos, pues Michel quería conocer su opinión sobre sus creaciones. Iker y Garbiñe estuvieron escuchando e intercambiando opiniones con él.

En 1963 publicó su primer disco y, estando Ugutz enfermo en la clínica, le dedico un ejemplar, escribiendo: «Euskal kantek batute zure beharra, laster senda zaitez. Bihotzetik M. L.».

Queda claro pues a quien corresponde el derecho a ser los precursores de la euskal kantagintza berria, y que el famoso disco de Labéguerie apareció en el 63 y no en el 61. Además queda la duda de qué hubiese hecho Michel sin la guitarra.

En nuestra familia hemos cantado ocho hermanos juntos y Ainarak por un lado y Soroak por otro. Eso sí, sin cobrar, porque ya que no éramos profesionales. Por mucha calidad que hayan tenido los profesionales como el amigo Laboa y otros, no se debe de tergiversar la historia a capricho.

Artículos
Iñaki Egaña
11/07/2020
Iñigo Jaca Arrizabalaga
11/07/2020
Aitor Leiza Alberdi
11/07/2020
Aitziber Sarobe Egiguren
11/07/2020
Cartas
Jon Alonso, Gaizka Aranguren, Mikel Los Arcos, Mikel Diez de Ultzurrun, Patxi Zenikazelaia, Gerardo Hurtado, Fernando Zabalza, Iosu Chueca eta Aitor Pescador
11/07/2020
Juan José Dapousa Garma | Bilbao
11/07/2020
Gerardo Hernández Zorroza
10/07/2020
Juan Luis Mugertza Unanue
09/07/2020
Últimos posts
Fito Rodriguez
18/06/2020
Koldo Campos
15/06/2020