Profesor en Ciencias de la Educación, Doctor en Historia y Doctor en Filología Inglesa
Judíos

Desde estas líneas deseamos que en este tiempo de Ramadán sea fructífero y «auténtico» su meditación, limpieza interior y sacrificio, y en el nombre de esas señoras judías que menciono y que por la edad ya habrán muerto, con la pena de no ver la paz hecha realidad, al son de los acordes que cantaban los Beatles en los años 60 del siglo pasado, como ya se ha dicho, ponemos en sus tumbas junto con un ramo de rosas blancas el siguiente epitafio: "Give Peace a Chance".

11/06/2018

Una oportuna y, en cierto modo, revolucionaria invitación de Israel, a quien felicito desde estas líneas, a la que es su «martillo» y «pesadilla» Arabia Saudí, a quien animo desde estas líneas, para que esta participe en el Festival de Eurovisión del año próximo, en virtud de que será la sede y anfitriona, dado que esta ocasión fue la indiscutible triunfadora, ha levantado entre la gente miope y alicorta de ciertos entes de la UE (Unión Europea) una especie de temor infundado, el temor del ignorante, dado que quienes conocemos la Historia, enseguida, por analogía, nos hemos trasladado con la mente a la Antigüedad, en concreto a los Juegos panhelénicos (de y para toda la Grecia), de los cuales a día de hoy se mantienen los Juegos Olímpicos, pues entre otras razones, quizá la principal, se instituyeron en la Grecia clásica para que durante ese periodo de tiempo, cesasen las frecuentes y desoladoras guerras, agresiones y conflictos entre los diferentes pueblos que habitaban la Hélade (como ya se ha dicho, antigua Grecia) fomentando y dando una oportunidad de ese modo, a la tolerancia, buenas maneras, el diálogo y en definitiva la paz.

Para tal evento, Eurovisión 2019, sería como la guinda de la tarta, los sones armónicos y pacifistas de la canción de los Beatles "Give peace a chance", da una oportunidad a la paz porque es buena. Yo estoy seguro que Arabia Saudi aceptará, y lo hará no por una sino por un montón de razones, como son la proyección internacional, que tiene mucho que darnos a conocer de su cultura e idiosincrasia... y sobre todo que todos, tanto Israel como sus vecinos todos desean y ansían la paz, porque solo en y con la paz puede haber progreso, realización psicosomática de la persona y en definitiva felicidad.

Judíos y árabes son semitas, son hermanos, reconocen a Abraham, Ibrahim para los musulmanes, como padre de ambos pueblos, árabes y judíos tienen piedras sagradas (dos templos los judíos, mas tarde mezquitas los árabes), patriarcas y profetas de ambos lados, reposan en aquella tierra. Deben entenderse. Por otro lado, la colaboración económica de ambos es necesaria, Israel necesita mano de obra para mantener el nivel económico y social que ha alcanzado hasta ahora, sino irá para abajo. Una victoria de los árabes, como desea Hamas, no conduciría a nada, porque toda la riqueza que se ha alcanzado en la zona se debe a los israelitas, si desaparecen ellos desaparecerá también la riqueza y se encontrarían con la miseria generalizada que ya tienen, más de lo mismo.

Del mismo modo, si Europa se trasformara en Eurabia, como desea ISIS, también desaparecería su riqueza y heredarían la pobreza ancestral de los invasores, retrocediendo mil años, con muchas dificultades de cambiar en mucho tiempo. Sobre Jerusalem, esta volvería a los años oscuros del imperio turco, donde no representaba nada.
 
En consecuencia y partiendo de Dios, a quien hacemos aparecer en escena en estos momentos, el mismo Dios que reconocen, respetan y adoran ambos, que les convierte en miembros de la misma familia. Este les sugiere que dejen de ser monstruos que tratan de exterminarse el uno al otro, para a continuación que integren a los cristianos, que también son parte de la familia, y finalmente, integrar al resto de la Humanidad, con sus peculiaridades lingüísticas, religiosas y culturales, así como a todas las diferentes razas: tendríamos el ecumenismo, colaboración entre todos los pueblos y razas de la tierra.

Unidad en la diversidad, de esta manera, el filósofo alemán y teólogo del siglo XV, considerado un sabio renacentista, Nicolas de Cusa, que desde su atalaya del saber, nos interpreta por vía platónica, la situación entre opuestos que hogaño nos ocupa, y que el filósofo alemán la hace coincidir con lo que llamamos Dios "Coincidentia oppositorum", todos los opuestos: finito e infinito, lo menor y lo mayor, lo único (singular) y lo múltiple (plural), todo el universo lo presenta como una gran partitura escrita y dirigida por Dios. En El todas las diferencias desaparecen para constituir al final una unidad, un solo principio, metafóricamente, los diferentes instrumentos de una orquesta tocando la misma partitura. Opuestos que solo en Dios desaparecen, çEl es la fuerza que guía y dirige el proceso del universo hacia su consecución y armonía final, sobre la base, como decían los griegos, de justicia, verdad y Equidad. Estos mismos griegos, por la vía del pensamiento, también llegaron al monoteísmo: Parménides presenta al «ser» como realidad mas profunda, Aristóteles habla de un «Primer Motor» y Jenófanes reconoce un solo Dios, es ya monoteísta.

Estamos en pleno Ramadán islámico, todos ellos invocan al Dios de Abraham (Ibrahim), te dicen y te desean: «Salam ale cum, wa Rahmatulilah wa Barakatuhu», sus hermanos, los judíos también te desean: «Shalom ale hem», que la paz sea contigo y para ti todas las bendiciones de Dios. En el nombre de ese mismo Dios, el Dios también de Jenófanes, Aristóteles y Parménides hay que conseguir la Paz. Recuerdo las palabras de unas señoras judías que conocí en mis años jóvenes de viajero trotamundos, en Hamburg (Alemania) 1982: «No queremos que se hable ni pronuncie la palabra guerra, las madres judías queremos la paz, solo queremos oír hablar de paz, paz y paz. No queremos que nos maten a nuestros hijos ni que nuestros hijos maten los hijos de otras madres, hay tierra para todos, paz , paz y paz». Ante estos deseos cabe preguntarse si el mundo estuviese gobernado por mujeres, ¿sería este diferente, más tolerante y más justo?

Desde estas líneas deseamos que en este tiempo de Ramadán sea fructífero y «auténtico» su meditación, limpieza interior y sacrificio, y en el nombre de esas señoras judías que menciono y que por la edad ya habrán muerto, con la pena de no ver la paz hecha realidad, al son de los acordes que cantaban los Beatles en los años 60 del siglo pasado, como ya se ha dicho, ponemos en sus tumbas junto con un ramo de rosas blancas el siguiente epitafio: "Give Peace a Chance", demos una oportunidad a la paz, porque es buena.

De todos es sabido que corre mucho dinero fácil en la zona, de Naciones Unidas, Unión Europea, países a título individual: Arabia Saudí, España, Irán, etc. amén de otras potencias extranjeras involucradas, se habló en una revista internacional... de cierto prestigio, de la fortuna que tenia el líder palestino Arafat en París, y también la de otro dictador cubano: Fidel Castro, de un país también pobre, donde casi nadie trabaja, pues el sueldo de un obrero es de 8 euros al mes, con precios parecidos a los de España, y la dieta consiste en un plato de arroz al día y agua, mucha agua, y el que puede toma ron («ronsito») adulterado, que resulta más barato, para olvidar.

Artículos
Errose Erezuma, Itziar Lizarralde, Begoña Castillo, Nerea Zabala, Jose Luis del Val, Santiago González y José Luis Herrero
16/12/2018
Iñaki Egaña
15/12/2018
Cartas
Enric Vivanco Fontquerni | Barcelona
14/12/2018
Antón Altamirano y Pilar Corraleño | Delegadas de ESK Emergencias
13/12/2018
Javier Orcajada del Castillo | Bilbo
13/12/2018
Fermin Zabaltza Aleman | Administrazioan Euskaraz Taldea
13/12/2018
Últimos posts
Martin Garitano
14/12/2018
Koldo Campos
13/12/2018
Martin Garitano
13/12/2018