Comisión de Apoyo a los profesores despedidos de la UPV
Por ética universitaria

De su sacrificada y triunfante lucha, se han beneficiado muchos otros profesores. Incluso la propia Universidad y la comunidad autónoma, que han ensanchado sus competencias educativas.

11/06/2018

Está a punto de acabar el curso académico y los profesores despedidos de la Universidad continúan en la puerta del campus de Leioa con su pancarta, ahora un tanto remozada. Han pasado 26 años en esta situación y todavía la UPV no ha sido capaz de ofrecer ninguna solución pactada, a un conflicto que parece eternizarse en el tiempo. Como si la injusticia se hubiese instalado definitivamente en este lugar, depositando su mortífero y destructivo aliento para la propia institución.

Porque a pesar de la aparente invisibilidad, estos profesores con su resistencia están corroyendo, día a día, los cimientos básicos en los que debería asentarse una verdadera Universidad, que sea fiel a sus principios y a su tradición. Ya que la injusticia nunca es gratuita y silenciosamente va degradando el ropaje ético que supuestamente la adorna. Y esto, que va mas allá de cualquier coste material, no tiene que ver con el simple recuento del número de afectados o su capacidad de movilización.

Pasemos ahora a la verdad de lo sucedido en estos años, para evaluar el daño moral que la UPV se está haciendo a sí misma. Estos profesores, para nosotros los únicos verdaderamente universitarios, han sacrificado lo mejor de su vida profesional para que nuestro país dispusiera de modalidades de profesorado propio, de acuerdo con sus características nacionales.

De su sacrificada y triunfante lucha, se han beneficiado muchos otros profesores. Incluso la propia Universidad y la comunidad autónoma, que han ensanchado sus competencias educativas. Ellos habrán hecho posible un futuro universitario diferente, si las modalidades de contratación, que han contribuido a crear, se fortalecen, se dignifican o se extienden. Y si recupera y renueva el espíritu que las motivó, que no es sino el de caminar hacia un sistema propio educativo para Euskal Herria.

Ellos han abierto el camino y es obligación de las generaciones nuevas proseguirlo y mejorarlo. Recordando que, por todo eso que dieron, solo han recibido de la UPV despidos, comisarías, cárceles y agresiones de todo tipo. De ahí la deuda que tiene la Universidad con ellos, que por supuesto los despedidos no pretenden cobrar. Ya que lo único que siempre han solicitado es una solución digna, a este interminable contencioso. Solución que ellos han ofrecido numerosas veces, sin que por el momento se haya concretado en nada.

Quieren esta solución, en efecto, no por ningún interés material propio. Sino como una continuidad de su lucha por un ideal universitario y por crear un espacio universitario más igualitario y justo. Donde su esfuerzo sea reconocido de algún modo y el movimiento que engendraron y les arropó, en su día, sea también recordado como lo que fue: un movimiento incluido dentro de las reivindicaciones nacionales de autodeterminación e igualdad laboral y social, que se reclamaron y siguen reclamándose con fuerza en este país.

Artículos
Koldo Campos
21/08/2018
Jesús Valencia
21/08/2018
Antonio Alvarez-Solís
20/08/2018
Oier Marigil
20/08/2018
Cartas
Gerardo Hernández Zorroza | Getxo
21/08/2018
Javier Orcajada del Castillo | Bilbo
21/08/2018
Oihana Esnaola | Debako zezenketen aurkako taldea
16/08/2018
Xabier Almandoz San Sebastian | Presidente de Gure Reala RZE
16/08/2018