Huir de los problemas
Alberto Pecharroman Ferrer
15/02/2019

Esa es la actitud del Gobierno Vasco en boca de la consejera Tapia. En lugar de asumir que la deriva climática del planeta nos lleva a escenarios catastróficos si no se da un golpe de timón que nos aleje del precipicio, se deja llevar por la inercia de las ganancias a corto plazo y del imposible crecimiento infinito.

El tiempo se nos ha acabado, y lo único que nos dicen es que nos adaptemos a veranos tórridos e inviernos gélidos, renunciando al sirimiri, a los otoños y a las primaveras, incluso a las playas si sigue creciendo el nivel del mar.

Hace décadas que se señala a los millones de coches fósiles, que transitan con un solo ocupante, como uno de los principales causantes del clima extremo. Y lo único que se le ocurre al fósil Gobierno Vasco es subvencionar la compra de coches de gasolina y diésel mientras planifica recortes al transporte público. A la contra de lo que recomienda Europa.

La única lógica que aplica Tapia es no reducir las ganancias de la refinería de Petronor en Muskiz. La cual, aparte de reducir la calidad de vida de sus vecinos, es destino de las puertas giratorias de su partido, que impone sus proyectos como un mandato divino sin oposición posible.

Mientras Baleares, Francia, Dinamarca, Noruega, Irlanda, Austria, Escocia, Holanda, Reino Unido, China e India, prevén prohibir los coches fósiles (y ahorrarse la factura energética externa) antes de 2040, el Gobierno Vasco tiene otros planes: huir de los problemas para que los enfrente la población.

Artículos
Garbiñe Aranburu
17/02/2019
Iñaki Egaña
16/02/2019
Carmen Gutiérrez Arques
16/02/2019
Cartas
Alberto Pecharroman Ferrer
15/02/2019
María Olga Santisteban Otegui | Zalla (Bizkaia)
15/02/2019
Lurdes Garrido Beltza | Grupo de Igualdad de Batzarre
14/02/2019
Manu Ballesteros
14/02/2019
Últimos posts
Martin Garitano
15/02/2019
Martin Garitano
14/02/2019
Oihana Llorente
13/02/2019
Oihana Llorente
13/02/2019