Carta al Sr. Maroto:
Itziar Salegi Urbieta
22/03/2016

Acabo de leer que pide a las víctimas del 3 de Marzo que olviden «para poder darnos la mano sin rencor». ¿Cómo se atreve?

Sus palabras denotan una enorme falta de sensibilidad y humanidad. Y algo más grave en un político, falta de decencia moral.
            
Soy Itziar, la hermana de Mikel Salegi Urbieta asesinado el 18 de diciembre de 1.974 por la Guardia Civil en un control invisible que no superaron, abandonado en la carretera mientras los guardias recogían los casquillos y detenían al conductor, retenido durante 10 minutos mientras se desangraba en otro control de la Policía Armada cuando sus compañeros lo llevaban al Hospital, secuestrado del mismo porque querían enterrarlo sin autopsia y sin que lo viéramos. No han sido juzgados. Hemos tenido recurrir a la querella argentina porque la justicia española no nos defiende. ¿Nos pide que lo olvidemos?

¿A quién pide que olvide, Sr. Maroto? ¿Por qué somos las víctimas que ha provocado el Estado Español desde el golpe de estado franquista de 1936 las que debemos olvidar?    

¿O es que también va a solicitar este mismo olvido a las víctimas de ETA?

¿Vamos a olvidar todos, Sr. Maroto? ¿Nos vamos a dar la mano y ya está? ¿Esta es su propuesta de paz?
            
Sr. Maroto, mis hermanas y yo no sentimos ni odio ni rencor ni deseos de venganza, sentimos dolor y tristeza, sentimos indefensión y abandono de las instituciones españolas. Al igual que las víctimas del 3 de marzo pedimos justicia. Las tres tenemos la mano tendida para construir la paz y la convivencia. Por eso estamos comprometidas en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación. Porque sin ellas la paz no es posible.
            
Sr. Maroto, voy a darle una mala noticia. Las tres hermanas no vamos a olvidar. Mikel se quedó sin voz porque le segaron la vida con 21 años. Desde hace 42 años somos su voz y vamos a hablar alto y claro. Seguiremos hasta lograr la justicia que Mikel se merece. ¡No lo dude!
            
Quiero transmitir mi total solidaridad con las víctimas del 3 de Marzo. ¡Adelante!