Dulce hogar
Iulen Lizaso Aldalur | Hernani
02/10/2019

El Gobierno Vasco elabora un nuevo decreto para resolver la eterna dificultad que muestran para modular y hacer encajables las piezas de ese «puzzle» habitacional para jóvenes y mayores.

Problema irresoluble, mientras decididamente no enfoquen la inversión a favor del alquiler social, pues deviene de que, de un bien social tan preciado por imprescindible, hacen objeto de especulación privada que marca clases, como si trataran con joyas, acciones, etc.

En igual progresión de perversión mercantil, lo propio con el mayor bien público: el agua, que junto al control del clima, serán las dos «guerras» del siglo XXI. ¿La próxima la del aire?, no queda calendario para ello... ni quedará aliento para trazar uno nuevo.

Tenemos residencias para ancianos bien equipadas excepto en su falta de intimidad al tener que compartir habitación durante la mitad del tiempo que les resta de vida. Al ir privatizándose con criterios mercantiles con ánimo de lucro, provoca «movidas» laborales con repercusión en la calidad asistencial y precios inasequibles. Junto con escuelas y hospitales nunca deberían ser negocios.

Viviendas que habitan personas mayores que viven solas y en muchos casos con grandes problemas de accesos y ruido ambiental excesivo, pudiera ser la pieza comodín del «puzzle» habitacional en la CAPV.

Siendo operativo en Europa desde la segunda mitad del siglo pasado y en territorios del estado desde el año 2000, apenas tiene reflejo en los medios vascos. La vivienda colaborativa y autogestionada por personas mayores, ya se anuncia como la mejor alternativa a las residencias de ancianos y para evitar el sedentarismo apático y la vida en soledad y «reclusión».

El cohousing senior con servicios comunitarios y asistencia de enfermería las 24 horas, se disfruta con derecho a uso (ni alquiler ni compra) y nació en Dinamarca el año 1960. Con solo promoverlo y a su vez dotarse de las viviendas de esas personas mayores, el Gobierno Vasco ahorraría suelo, fomentaría el empleo y mejoraría la oferta de alquiler social para jóvenes parejas que quieren crear familia.

Artículos
Joxe Iriarte, Bikila
29/09/2020
Haizpea Abrisketa
29/09/2020
Eduardo Santos Itoiz
29/09/2020
Cartas
Brenda Cusipuma Cayo
25/09/2020
Asier Fernández Sobera
25/09/2020
Nathalie Pelage Guedon
25/09/2020
Enric Vivanco Fontquerni | Barcelona
25/09/2020