El poder en los vestidos
Ane Mella
19/09/2019

Me encantan los vestidos. Me fascinan, me gustan con vuelo, pegados, cortos y largos. Cuando me los pongo, me miro al espejo y me seduzco a mí misma, me veo guapísima. Los llevo porque me gusto con ellos. Sin embargo, cuando salgo a la calle dejan de gustarme tanto, me incomodan y me hacen sentirme mal. Una miradita de arriba abajo acompañada de un «qué pasa, guapa», es la culpable de que me vuelva insegura. Me recuerda a que todavía hay gente que se piensa que me visto para ellos, y que, además, tienen el derecho a decirme y hacerme lo que les apetezca por la manera en la que voy vestida. Tienen un poder sobre mí que se hace real en el momento en el que me cruzo delante de ellos y me piropean como si fuera un objeto. El poder de hacerme sentir mal, enfadada, y con miedo. El de hacer que me dejen de gustar los vestidos.

Artículos
Edurne Larrañaga y Mikel Alvarez
16/10/2019
Iñaki Idigoras Igartua
16/10/2019
Cartas
Iulen Lizaso Aldalur
16/10/2019
Gerardo Hernández Zorroza
16/10/2019
Enrique Vivanco Fontquerni
15/10/2019
Javier Orcajada del Castillo | Bilbo
15/10/2019
Últimos posts
Dabid Lazkano
16/10/2019
Martin Garitano
16/10/2019
Martin Garitano
15/10/2019